El sector hunde los índices y luego les da una tregua

Los bancos europeos deciden el destino de las Bolsas

Ellos lo dan y ellos lo quitan. El sector bancario ha sido el encargado esta mañana de incendiar las Bolsas, pero el amago de recuperación también ha venido de su mano.

Las entidades financieras irlandesas han amanecido al rojo vivo esta mañana, pero también las italianas, las portuguesas, las alemanas, las francesas... y las españolas. Son ellas las que han desatado el pánico, con caídas en algunas de sus representantes que han llegado al 15%. Pero el miedo se controló y estas mismas firmas fueron las que propiciaron el amago de tregua con que han cerrado hoy los índices bursátiles del Viejo Continente.

Eso sí, la recuperación no ha sido igual para todos. El nacionalizado Allied Irish Bank (AIB), al que Irlanda inyectó 3.700 millones hace algo más de seis meses, no se dejó más de un 15%, como a primera hora de la mañana, pero sí más de un 4%. Su compañero de país, Bank of Ireland, en cambio, enjugó totalmente las pérdidas, que llegaron a ser de un 7% en algunos momentos.

En Portugal, Banif luchó durante toda la jornada contra un desplome mañanero superior al 11% y por momentos ganó, pero al cierre pesaron las dudas y terminó dejándose un 3,38%. Banco Comercial Português (BCP) y el Espírito Santo (BES), en cambio, llegaron a perder más de un 5% y terminaron la sesión con subidas del 3,68% y del 4,85%, respectivamente.

Las entidades italianas tampoco se libraron de la quema y posterior mejora. El protagonista ha sido Unicredito. Con parada de cotización incluida, esta firma llegó a caer cerca de un 7% para luego recuperarse del todo y terminar incluso un 5,89% arriba.

En Grecia, mientras tanto, Bank of Cyprus, que cotiza en esta Bolsa además de en la de Nicosia, lideraba los descensos, con recortes cercanos al 8%. Al final, retrocedió un 4,55%, en un claro ejemplo de que la recuperación no llega a todas partes.

En Alemania y Francia, las caídas fueron más contenidas a primera hora de la mañana, pero también lo fue la recuperación. De hecho, Deutsche Bank y Commerzbank cerraron a la baja, aunque la francesa Crédit Agricole sí logró apuntarse ganancias.

Y en España, los bancos fueron los primeros (y casi los únicos) en darse la vuelta y cotizar en terreno positivo. Santander se anotó un 0,22% y el BBVA subió un 0,72%.