Ha anulado sólo parcialmente las garantías

El juez abre la vía para que los bancos ejecuten activos de Martinsa

El Juzgado de lo Mercantil 1 de A Coruña ha abierto la vía para que los bancos acreedores de Martinsa-Fadesa puedan quedarse con bienes de sus filiales después de que la inmobiliaria haya incumplido el calendario de pagos que se estableció en la refinanciación de su deuda en 2008.

En un auto, el juez Pablo González-Carreró ha anulado sólo parcialmente las garantías que tomaron los cerca de 50 bancos, cajas y fondos de inversión que participaron en la operación y que buscaban asegurarse aún más el cobro de los créditos concedidos.

El juez mercantil ha rescindido las garantías otorgadas por Martinsa-Fadesa en 2008 pero no las que prestaron sus filiales, algunas de las cuales están situadas en el extranjero (en países como Rumanía, Bulgaria, Hungría, Reino Unido o México) y cuentan con activos de interés.

La decisión obligará a levantar en los próximos días las medidas cautelares tomadas en enero de 2009, que prohibían a la banca hacerse con los activos aportados por la inmobiliaria como garantía del pago de los préstamos.

A esas medidas se opusieron bancos extranjeros como el japonés Shinsei Bank y el brasileño Banco Itau, que también se negaron a renunciar voluntariamente a ejecutar bienes del grupo inmobiliario mientras se cumpliera el plan de pagos fijado dentro del concurso de acreedores.