Soluciones adaptadas al cliente

Descanso solo apto para adultos

Innovación y reinvención. Dos claves que marcan el paso de toda evolución, y de las que el sector turístico ha tomado buena nota. En los últimos años, los esfuerzos por ofrecer soluciones diferentes y adaptadas a las necesidades de los clientes han dado lugar al concepto 'adult only': hoteles en los que no se admiten niños.

Las razones para pasar las vacaciones sin los más pequeños basculan entre la conveniencia y la necesidad de desconectar de las obligaciones familiares. Cada cual tiene las suyas. "Hemos experimentado un progresivo aumento de reservas por parte del público adulto que busca un turismo de calidad que no implique niños alrededor", explica Michael Cleaver, director del Barceló Illetas Albatros de Mallorca, que se transformó en hotel para adultos el pasado abril.

Que no tengan áreas de juego no significa que estos hoteles no ofrezcan recreo. En versión todo incluido, proponen actividades deportivas de agua y de tierra, spas, paintball, enología y mucho descanso y bronceado a pie de playa. En España, empresas como Melià, Barceló o Iberostar y algún que otro hotel independiente ya han apostado por este concepto hotelero, con varios de estos resorts repartidos principalmente entre los dos archipiélagos y la costa.

Por precios en el rango de cuatro y cinco estrellas, uno puede olvidarse por unos días del jolgorio infantil. El concepto "niño" varía en cada hotel, aunque nunca baja de los 14 años. En un verano en el que se prevé que el número de pernoctaciones repunte -CEHAT, la Confederación española de hoteles y alojamientos turísticos prevé un 18,8% más que en 2010-, el sector solo para adultos del grupo Barceló espera huéspedes al 90% de su capacidad. "Nuestras previsiones de cara al verano son excelentes", se jacta Cleaver.

Son los españoles los que copan este tipo de establecimientos en época estival. El resto del año, la palma se la llevan alemanes, ingleses y escandinavos. De media, los turistas se pasan tres días y medio de asueto sin los niños, propios o ajenos.

"Es una magnífica idea dentro de un concepto más global que es la especialización progresiva para captar nichos de población", explica José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, la asociación que agrupa a los principales grupos turísticos españoles. Especializarse o morir. Por eso, la opción adulta no es la única vía. "También hay hoteles centrados en la opción contraria, en las familias, que están dirigidos a enriquecer la experiencia que puede esperar un niño", prosigue. ¿Otros enfoques? El naturista, el gay, el deportista..."De momento hay pocos de estos hoteles, pero es un camino", remacha Zoreda. "Al final, la diferenciación es rentable".