La matriz, la inmobiliaria y la constructora, en concurso este año

Bruesa se declara insolvente y genera uno de los mayores concursos vascos

La matriz del grupo de empresas Bruesa ha sido declarada en concurso de acreedores, uno de los mayores ocurridos hasta ahora en el País Vasco, tras declarar también su insolvencia Bruesa Inmobiliaria y Bruesa Construcción. El grupo reconoce remuneraciones pendientes de pago y deudas con Administraciones públicas.

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastián ha declarado el concurso de acreedores voluntario (instado por la misma compañía) de Grupo de Empresas Bruesa, matriz de empresas inmobiliarias y de construcción. La insolvencia de las sociedades del grupo ha generado uno de los mayores concursos de acreedores de un conglomerado vasco, según estimaciones de fuentes del sector.

En el auto, fechado el 22 de junio, el juez informa del balance provisional presentado por la compañía en el que admite un pasivo corriente de 91,4 millones de euros, "en el que ya existen remuneraciones pendientes de pago y deudas con Administraciones públicas". El activo corriente asciende a 63 millones "sin que exista liquidez para atender el pago de las deudas a su vencimiento".

El juez ha nombrado como administradores concursales del grupo a la abogada Ane Garay; al economista Jesús San Martin y a la empresa Padpank como acreedor.

La medida de la compañía, presidida por Antonio Pinal, se produce después de que tanto su división inmobiliaria como la constructora hayan entrado en concurso de acreedores. El pasivo corriente de Grupo de Empresas Bruesa, Bruesa Construcción y Bruesa Inmobiliaria suma más de 900 millones de euros en 2009.

El mes pasado el grupo solicitó concurso para Bruesa Inmobiliaria, división creada en 2007 a raíz de la fusión de sus promotoras. Ese año la compañía contaba con una cartera de más de 7.000 viviendas. Desarrollaba proyectos de primera residencia, vivienda de protección industrial y suelo industrial. Su división inmobiliaria tiene la sede en San Sebastián y contaba con 11 delegaciones en España con una plantilla cercana al centenar de personas.

De acuerdo a las últimas cuentas de Bruesa Inmobiliaria presentadas en el Registro Mercantil, no consolidadas, en 2009 la empresa perdió 13,4 millones de euros. El pasivo corriente de la compañía ascendía a 496,2 millones de euros; la deuda con entidades de crédito era de 351,2 millones.

El pasado mes de febrero, la otra gran división de Bruesa, Bruesa Construcción, entró en concurso necesario -instado por un acreedor-. Bruesa Construcción pasó de facturar 450 millones en 2008 a 158,5 millones en 2010. El pasivo corriente de la compañía a 31 de diciembre de 2009 era de 392,5 millones.

La administración concursal de Bruesa Construcción indica en su informe, de 9 de mayo de este año, que los indicadores de la compañía "ofrecen malas expectativas de futuro".

Bruesa destaca como obras más significativas realizadas en los últimos ejercicios tramos de autovías; obras del AVE; viviendas en Ibiza; el hospital de Aracena en Huelva; dos complejos universitarios en Libia; una carretera en Marruecos, y 492 viviendas para el Gobierno de Gibraltar. La guerra en Libia y diferencias con las autoridades gibraltareñas trastocaron esos dos últimos negocios.

12 sociedades dependientes de la matriz

Grupo de Empresas Bruesa es la sociedad dominante de Bruesa Inmobiliaria y Bruesa Construcción, de las que dependen otras empresas. Además, de acuerdo al informe concursal presentado en mayo sobre Bruesa Construcción, el grupo tiene participaciones de entre el 10% y el 50% en las sociedades Richland Investment; Los Llanos de Portugalete, y Camí Jesús.

De Bruesa Inmobiliaria dependen Bruesa Libia (100%); Raíl e Infraestructuras (100%); Sociedad Concesionaria del Puente del Ebro (25%); Bruesa Mauritanie (50%), y Bruesa Energías Renovables (60%).

Bruesa Construcción controla el 42% de Bruesa África Construcción; el 23,25% de Alquileres para Jóvenes de Viviendas en Colmenar Viejo; el 99,67% de Gibralcon 2004, y el 100% de Bruesa Construcción France.

Entre diciembre de 2010 y el pasado mes de enero Bruesa Construcción negoció, sin éxito, un proceso de fusión con la cotizada catalana Fergo Aisa, compañía que también ha bordeado el concurso de acreedores.

La administración concursal de Bruesa Construcción señala en su informe que la empresa financió "sistemáticamente y por razones de estrategia empresarial (de todo punto de vista entendibles) operaciones de Grupo Bruesa (...) y en concreto de su matriz Grupo de Empresas Bruesa o de la inmobiliaria Bruesa Inmobiliaria".