Con capacidad para superar los siete millones de pasajeros al año

Puerto Rico lanza un concurso para ceder la gestión de su mayor aeropuerto

El Gobierno de Puerto Rico ha abierto el periodo de cualificación para los consorcios de todo el mundo interesados en la concesión del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín de San Juan, con capacidad para superar los siete millones de pasajeros al año.

"La iniciativa contribuirá a que el aeropuerto de San Juan se convierta en motor del desarrollo económico de Puerto Rico", dijo hoy a Efe el director ejecutivo de la Autoridad para las Alianzas Público-Privadas, David Álvarez.

El responsable de este organismo gubernamental explicó que la concesión de contratos de infraestructuras y de activos públicos a la iniciativa privada es una alternativa en un momento en que el Gobierno de la isla, sumida en su quinto año consecutivo de crisis económica, carece de recursos financieros.

Álvarez subrayó que el Ejecutivo está a la espera de recibir ofertas de consorcios internacionales para la cesión de la gestión del aeropuerto por un periodo de 40 o 50 años, aunque aclaró que hay margen para negociar concesiones más cortas.

"El aeropuerto necesita una transformación e inversión recurrente", sostuvo el funcionario, tras recordar que desde la década de los ochenta esa infraestructura está estancada en cuatro millones de pasajeros por año, una cifra que consideró claramente insuficiente.

Álvarez insistió en que "hay capacidad para alcanzar los siete millones de pasajeros", sobre uno de los aeropuertos más importantes del Caribe y con buenas perspectivas de crecimiento.

"El aeropuerto tiene limitaciones en su mantenimiento y conservación, tanto en sus instalaciones como en las pistas", dijo Álvarez, para quien es momento de terminar con décadas de estancamiento.

El directivo explicó que una de las razones que justifican el escaso crecimiento de pasajeros en el Aeropuerto de San Juan, en especial si se compara con los de Miami, Panamá y Santo Domingo, es la elevada rotación de responsables de la agencia de la Autoridad de los Puertos, siete durante la pasada década.

Álvarez no quiso dar cifras de lo que la operación podría significar para la arcas gubernamentales y aclaró que los consorcios que concurran deberán ser organizaciones de "calibre mundial".

El Banco Gubernamental de Fomento (BGF) calculó en 2010 que la concesión podría suponer unos ingresos para el Estado de cerca de mil millones de dólares.

La concesión del aeropuerto será posible gracias al apoyo a la operación del 84 por ciento de las aerolíneas que operan en la infraestructura, cuando por ley se requería un mínimo del 65 por ciento.

Algunas de las compañías que apoyaron la iniciativa son American Airlines, American Eagle, JetBlue, US Airways y Delta, entre otras.

Aunque la Autoridad para las Alianzas Público-Privadas no ha dado nombres de compañías que podrían postularse, la prensa local apunta a las españolas Ferrovial y Aena y el mexicano Grupo Aeroportuario del Pacífico como algunas de las empresas que podrían estar interesadas.

El aeropuerto de San Juan cuenta con más de 500 operaciones diarias, entre despegues y aterrizajes, a través de vuelos que enlazan la isla caribeña con Europa, América del Norte y del Sur y el Caribe.

El Muñoz Marín dispone de dos pistas de 3 y 2,5 kilómetros, respectivamente, y tres terminales para pasajeros.

El Ejecutivo de Luis Fortuño considera el transporte aéreo y el turismo una de las bases de la recuperación económica de la isla caribeña, lo que convierte al Muñoz Marín en una de las principales herramientas para el desarrollo del país.