Calcula un alza del 0,2% del PIB

BBVA constata una desaceleración de la economía en el segundo trimestre

El servicio de estudios del BBVA calcula que el PIB creció un 0,2% en el segundo trimestre, lo que implica una desaceleración de la economía española.

Sede BBVA en Madrid
Sede BBVA en Madrid

Nueva desaceleración en la economía española. La debilidad de la demanda ha lastrado el PIB, que habría avanzado un 0,2% en el segundo trimestre, frente al 0,3% del primero, según los cálculos del servicio de estudios del BBVA en su último Observatorio Económico sobre España. En términos interanuales, la economía española también se dejó una décima, al pasar del 0,8% al 0,7%.

El informe confirma así que "la economía española habría mantenido un ritmo débil de crecimiento" en el segundo trimestre, "todavía insuficiente para crear empleo sin la ayuda de la estacionalidad", y consistente con una previsión de crecimiento del 1% para el conjunto de 2011, tres décimas por debajo de la previsión del Gobierno, del 1,3%.

Además, el BBVA avisa de que a pesar de que continúa el ajuste de las cuentas del Estado y los datos apuntan a una mejoría de las recaudación de las principales figuras tributarias, "solo un ajuste fiscal muy riguroso y estricto por la vía de la reducción del gasto público, particularmente entre las comunidades autónomas, garantizará que se alcancen los objetivos a final de 2011".

Una de las razones de esta evolución es que "los indicadores de consumo privado continuaron sin mostrar mejoría en junio", como demuestra una caída intermensual de las matriculaciones de turismos del 4,2% en junio.

Además, el observatorio señala que la tasa de inflación continúa siendo "elevada", pese al descenso del indicador adelantado de junio hasta el 3,2%, si bien confía en que esta desaceleración se explique no sólo por la moderación de los precios energéticos sino por una caída de los componentes estructurales de 0,2 puntos porcentuales.

Otro de los ingredientes de esta debilidad en el crecimiento es la inversión residencial, que "podría haber incrementado su ritmo de deterioro en el segundo trimestre", a la vista de la caída de los visados de construcción de obra nueva del 2,6% en abril respecto al mes anterior.

En el capítulo de fortalezas, el observatorio destaca que tanto los indicadores de expectativas de producción industrial como la cartera de pedidos de exportación apuntan a una pausa, al menos en el corto plazo, del deterioro interanual de la actividad en este sector.

En el caso de las exportaciones, se desaceleraron en el segundo trimestre, pero el BBVA sigue confiando en la "fortaleza" de la demanda externa y en que esta frenada sea "temporal", tal y como apuntan los indicadores de confianza.