En vigor el nuevo salario inembargable

Zapatero afirma que el PSOE debatirá para su programa más subidas de impuestos

El presidente del Gobierno rechazó ayer cambios en la política tributaria como subidas de impuestos pero dejó caer la posibilidad de que el PSOE los estudie de cara a su programa electoral.

Las subidas de impuestos se pueden convertir en un arma electoral. Es el mensaje que lanzó ayer el presidente del Gobierno en su comparecencia en el palacio de la Moncloa. José Luis Rodríguez Zapatero descartó que el Ejecutivo tenga intención de reformar la política fiscal. Sin embargo, advirtió de que si se habla del programa electoral del PSOE, que se debatirá en otoño en una conferencia política, eso "es otra cosa".

A su juicio, hay que distinguir "dos planos", el del Gobierno, que no tiene "ninguna previsión de modificación impositiva en este periodo", como ya avanzó la vicepresidenta Elena Salgado, y el del partido, que debatirá esa cuestión "sin duda" en su conferencia política, donde deberá tomar una decisión.

Zapatero también matizó las críticas del vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del ministro de Fomento, José Blanco, a los excesos cometidos por la banca en el pasado al conceder hipotecas. Tras admitir que hay que ser "más exigentes" en los niveles de responsabilidad al conceder créditos, recordó la actual situación de sequía en la financiación por parte de las entidades financieras y apostó por buscar un "equilibrio" entre dos alternativas: que la banca "no dé crédito o que lo dé excesivamente".

"Lo que tenemos que hacer es poner garantías para que no vuelvan los excesos y que, a la vez, fluya el crédito", insistió, antes de defender la reforma del sector financiero, aunque lleve "algo de tiempo" ver sus frutos.

Como en otras ocasiones, defendió la imposición de una tasa sobre las transacciones financieras, pero no quiso hablar de nuevos impuestos para los altos cargos de la banca, idea defendida por el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. El Gobierno, dijo, ya ha tomado medidas para lograr un reparto equitativo de las cargas de la crisis al elevar el IRPF para las rentas más altas o controlar las retribuciones variables de los cargos directivos de las entidades financieras, iniciativas que calificó de "lógicas". Recordó, además, que el Banco de España es el encargado de reclamar una "política prudencial en las retribuciones".

Zapatero hizo hincapié en que las críticas al comportamiento de la banca son similares en todos los países que se han topado con problemas en el sector inmobiliario, como Estados Unidos o Irlanda.

Por otro lado, el BOE publicó ayer el nuevo límite de ingresos salariales inembargables, en caso de ejecución de una hipoteca. Hasta ayer, esta cantidad se limitaba al salario mínimo interprofesional (SMI) de 642 euros más un 10% en el caso de estos deudores, poco más de 700 euros. Desde hoy, esa cuantía se eleva hasta el 150% de este salario, es decir, 961 euros. En caso de que haya hijos o descendientes a cargo de la persona contra la que se ha practicado la ejecución de la hipoteca, el salario inembargable puede llegar a 1.350 euros.