Para generar ingresos al Estado

Seopan urge un alza de la tasa especial sobre hidrocarburos

El colectivo de grandes constructoras mantiene que hay que subir 11 céntimos por litro, pero sin carácter finalista

Corría marzo de este año cuando el presidente de Seopan, David Taguas, lanzó al aire el planteamiento de subir hasta 11 céntimos por litro el impuesto especial de hidrocarburos para generar ingresos al Estado. La principal diferencia entre esta idea del colectivo de grandes constructoras y la propuesta de Aerco de una tasa sobre el precio del combustible es que Taguas no impone una aplicación finalista de lo recaudado.

Fuentes cercanas a Seopan aseguran que el ex asesor económico de Moncloa se mantiene en sus tesis. Incluso, como sucedió la pasada primavera, a la hora de no recomendar al Gobierno en qué emplear los 3.300 millones que se recolectarían con ese alza aplicada al carburante.

En todo caso, en las últimas intervenciones públicas de Taguas se ha venido a recordar que la prioridad absoluta del país es reducir el déficit.

Sin embargo, ante el riesgo de que la crisis ponga en jaque el mantenimiento de la red viaria de alta capacidad, Seopan se muestra totalmente convencida de que la solución es el pago por uso.

Euroviñeta 'universal'

La directiva que permite gravar el tráfico de vehículos pesados por su efecto contaminante, Euroviñeta, es la herramienta básica en la que se apoyaría el colectivo de grandes constructoras. Pero introduce matices. Seopan extendería la tasa, previo debate parlamentario, también a los vehículos ligeros. Las tarifas serían de 10 céntimos por kilómetro recorrido -en vías de alta capacidad no sujetas a peaje- a los camiones, mientras lo coches pagarían cuatro céntimos por kilómetro.

El grupo de empresas concesionarias, agrupado en Aseta, habla de dos fases de implantación de la Euroviñeta. La primera afectaría a camiones de más de 3,5 toneladas y haría recaudar 62.000 millones en los próximos 15 años.

En todo caso, el debate político sobre la entrada en vigor de la Euroviñeta no se acometerá en las Cortes hasta después de las próximas elecciones y la formación del nuevo Gobierno. Un paréntesis temporal al que hay que sumar un plazo de implantación, por razones principalmente tecnológicas, que ronda los dos años.

Como soluciones paralelas, fuentes conocedoras de la posición de Seopan comentan que tanto el peaje blando en autovías gratuitas como las tasas urbanas por circular por el centro de las grandes ciudades son medidas aceptables. La cuestión es implantar la cultura del pago por uso y no gravar con subidas de impuestos, con destino finalista, al grueso de los ciudadanos.