Acusa a la agencia de añadir especulación

La Comisión lanza un duro ataque contra Moody's

Ataque en masa de Bruselas contra Moody's. El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durão Barroso, ha asegurado que Europa conoce "un poco mejor" que Moody's la situación que atraviesa Portugal y ha criticado la decisión de esta agencia de rebajar la nota de solvencia lusa a la categoría de bono basura. El portavoz económico y el comisario Olli Rehn se han pronunciado en términos similares.

"Con el debido respeto a estas agencias de calificación, nuestras instituciones conocen a Portugal un poco mejor, nuestro análisis es más refinado", ha dicho en rueda de prensa en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), para después animar a las autoridades lusas a "seguir" con las reformas pactadas con la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durão Barroso, ha defendido que las medidas que Lisboa está poniendo en marcha han sido "aprobadas por los 27" y han recibido el "apoyo" tanto de la Comisión Europea como del Banco Central Europeo y del FMI.

Se trata, además, de un programa "sometido a revisiones trimestrales", sobre la que no hay nuevos datos, por lo que el presidente comunitario ha concluido que el anuncio de Moody's "no aporta claridad, sino que añade otro elemento de especulación". "Lamento la decisión por el momento en el que se ha tomado y por su magnitud", ha recalcado sobre la agencia crediticia.

Primera evalucación

Por su parte, el portavoz del comisario de Economía, Olli Rehn, ha asegurado que "la Comisión lamenta la decisión de Moody's de rebajar el rating de la deuda soberana de Portugal" porque la Comisión, el Banco Central Europeo y el FMI no presentarán su "primera evaluación" del cumplimiento del programa de ajuste pactado para Portugal hasta agosto. Además, Rehn ha considerado que la decisión de la agencia de rating no tiene en cuenta el compromiso del nuevo Gobierno de Lisboa de aplicar "medidas adicionales" a las negociadas "para compensar por un potencial déficit más elevado".

El portavoz económico de Bruselas, Amadeu Altafaj ha insistido en que el análisis de la llamada troika es "más exhaustivo, objetivo y preciso" que las evaluaciones que hacen las agencias de rating. "El momento de la decisión de Moody's no es sólo cuestionable sino que se basa totalmente en escenarios hipotéticos que no están para nada alineados con el programa de ajuste", señala. En esta línea, ha criticado la "supuesta clarividencia" al tomar este tipo de decisiones que a su juicio sólo contribuyen a "un elemento de incertidumbre", aunque ha descartado que afecte negativamente a los esfuerzos de consolidación fiscal de Lisboa.

"La primera evaluación ni si quiera ha tenido lugar. El programa acaba de ser negociado y confirmado por los países de la Eurozona y comienza a aplicarse ahora. Y si esto no fuera suficiente, el Gobierno está muy comprometido que van más allá del programa de ajuste. Creemos que el momento de la decisión es extremadamente desafortunada", ha insistido el portavoz de Rehn, en rueda de prensa.

Tanto Altafaj como el portavoz de Barroso, Olivier Bailly, han aludido a la propuesta de normativa que prepara el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, para determinar "qué medidas adicionales" se pueden tomar para garantizar una "mayor transparencia" en el funcionamiento de las agencias de calificación y sobre todo para "evitar posibles conflictos de intereses" en su actividad, al recordar Altafaj que estas agencias actúan en beneficios de "intereses privados".

"En el caso de Portugal, tenemos que dar al menos una oportunidad al país, en particular el nuevo Gobierno que tiene la responsabilidad de aplicar el programa para que demuestre su determinación de aplicar todas las medidas contenidas en el programa de ajuste", ha explicado Altafaj.