Exigencias fijadas por la UE

Lloyds espera recabar 2.780 millones con la venta de 632 oficinas

Lloyds espera recabar 2.500 millones de libras (2.780 millones de euros) a través de la venta de 632 oficinas de las que se desprende para cumplir con las exigencias fijadas por la UE para aceptar las ayudas públicas recibidas en plena crisis financiera.

La primera tanda de ofertas debe presentarse antes de la semana que viene, indicaron dos personas conocedoras de la transacción. Entre los potenciales interesados figurarían Virgin Money, NBNK Investments y National Australia Bank. La entrega de propuestas para la segunda fase de la puja tendrá como fecha límite finales de mes.

El banco lleva a cabo esta venta antes de que se publique el informe final de la Comisión Bancaria Independiente (ICB, en inglés) el próximo septiembre. Este organismo designado por el Gobierno señaló en su trabajo intermedio, dado a conocer el pasado abril, que Lloyds debería desprenderse de un número de activos "sustancialmente" mayor. El grupo es actualmente propiedad en un 41% del Tesoro británico. Su presidente, Win Bischoff, declaró que la entidad no venderá "ni una oficina más" que las 600 que acordó en su día con la UE y con el Gobierno laborista que encabezaba Gordon Brown.

El pasado mes, Lloyds remitió un memorando informativo a inversores potencialmente interesados en sus activos. El cuaderno de venta indicaba que Lloyds podría modificar la estructura o los términos de la venta antes de firmarla.

Además de la enajenación de oficinas, el banco planea eliminar 15.000 puestos de trabajo de más de la mitad de sus filiales ubicadas en el extranjero como parte de un plan para lograr ahorrar 1.500 millones de libras (1.670 millones de euros). Así lo indicó la semana pasada el consejero delegado de Lloyds, el portugués António Horta-Osório. Cuando complete el proceso, el grupo habrá reducido su plantilla en 42.000 personas desde que Lloyds y HBOS se fusionaran en 2008.

Recortes en HSBC

También HSBC ha emprendido la senda de los recortes. El grupo británico informó ayer que eliminará 672 empleos en Francia para impulsar la rentabilidad de dicha filial, donde trabajan 10.000 personas. Este anuncio llega después de que la semana pasada el banco decidiera reducir su plantilla en Reino Unido en cerca de 700 personas.

HSBC se ha propuesto que su base de costes disminuya entre 2.500 y 3.500 millones de dólares (1.725 y 2.420 millones de euros).