El Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña quien analizará el pacto

Archivada la demanda de Jove contra Martín por incumplir el pacto de no agresión

El Juzgado de Primera Instancia número 2 de Madrid ha archivado la demanda que presentó el antiguo propietario de Fadesa, Manuel Jove, contra Fernando Martín y la inmobiliaria Martinsa-Fadesa para que se considerara incumplido el pacto de no agresión que firmaron el 3 de agosto de 2007.

Fuentes próximas a Jove anunciaron hoy que recurrirán la decisión de la juez Cristina Fernández, en tanto que explicaron que la causa será estudiada dentro del procedimiento ya abierto en A Coruña por la demanda de acción social planteada por Martín contra Jove.

Por otro lado, desde Martinsa Fadesa consideraron que el empresario gallego sólo tiene interés en dilatar una resolución judicial sobre su actuación supuestamente perjudicial en la fusión de la inmobiliaria.

En la audiencia previa celebrada hoy, la juez ha aceptado la petición de sobreseimiento planteada por la inmobiliaria gallega y su presidente al considerar que el proceso "carece de sentido" a la vista de que el Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña ya va a analizar el pacto de no agresión.

El juzgado gallego tramita la demanda por la que Martinsa-Fadesa reclama 1.578 millones de euros a Jove y al antiguo consejero delegado de Fadesa, Antonio de la Morena, por los supuestos daños y perjuicios que le causó la aportación de determinados activos inmobiliarios de teórico poco valor en el marco de la fusión entre ambas compañías.

En un auto del pasado 4 de mayo, el juez del juzgado de lo mercantil número 1 de A Coruña Pablo González-Carreró ya avisó de que rechazaría las acciones de responsabilidad promovidas por Martinsa-Fadesa si consideraba que transgreden el pacto de no agresión, firmado el 3 de agosto de 2007.

En virtud de ese acuerdo, Jove y Martín se comprometieron "explícita y terminantemente a no ejercitar, ni directamente ni por medio de personas físicas o jurídicas vinculadas a las mismas (...) acción alguna relacionada directa o indirectamente" con "la gestión de Fadesa llevada a cabo por los directivos y consejeros de la misma" con anterioridad a la fusión.

En otro auto del 28 de junio, González-Carreró también rechazaba suspender el procedimiento de A Coruña, como había pedido Jove, por considerar que podía resolver sobre las acciones de responsabilidad social planteadas por Martinsa-Fadesa sin que fuera "necesario aguardar" a una decisión del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Madrid sobre el posible incumplimiento del pacto de no agresión.

El auto, al que ha tenido acceso Efe, insiste en que "si al examinar las acciones social e individual de responsabilidad se concluye que ya no están en el patrimonio de Martinsa-Fadesa, por haber sido previa y válidamente renunciadas por la actora, la demanda habrá de ser sin duda desestimada".

Durante la audiencia previa celebrada hoy, los abogados de Martinsa-Fadesa y de su presidente insistieron en que el análisis del pacto de no agresión es uno de los "aspectos principales" del pleito que A Coruña, por lo que existe litispendencia.

Ese argumento fue rechazado por los representantes legales de Manuel Jove, que hicieron hincapié en que el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Madrid debía resolver sobre si Martín había incumplido el pacto de no agresión para que desistiera de la petición de daños y perjuicios por valor de 1.578 millones planteada en A Coruña.

Si se consideraba incumplido el acuerdo de 2007, los abogados de Jove anunciaron que pedirían que se condenara a Fernando Martín por los daños y perjuicios causados.