Critica que las instituciones sigan fiándose de ellas después de tanto criticarlas

Cándido Méndez dice que las agencias de calificación podrían estar vengándose

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, dijo hoy que se "podría interpretar" que las agencias de calificación "están vengándose" de las instituciones por haberlas criticado.

Para Méndez existe "incongruencia" con las agencias de calificación porque si en su momento las instituciones las criticaron de manera "muy dura y justificada", lo que "nadie entiende" ahora es que las sigan manteniendo como referencia.

En respuesta a los medios, tras participar en los cursos de verano de El Escorial, Méndez se refirió a la noticia sobre la agencia de calificación Moody''s que rebajó ayer cuatro escalones la nota de Portugal, que pasó a Ba2, el nivel del bono basura.

"Podría uno interpretar que están vengándose", afirmó Méndez, quien añadió que como antes las acusaban de "cómplices" y de "flojas", ahora plantean dictámenes que ponen en duda las operaciones de rescate "o van mucho mas allá de lo que los países necesitan".

Situaciones como las de Portugal influyen en España, según Méndez, para quien la manera de encarar la crisis por parte de la UE "no funciona" y sólo provoca el sufrimiento en la población y más "hundimiento en la crisis". Además, dijo cuando sucede algo como lo ocurrido en Grecia o Portugal, tampoco las reformas acometidas tienen consecuencias positivas.

Méndez también respondió a los medios sobre la conveniencia o no de subir los impuestos y subrayó que España necesita un debate profundo sobre el sistema fiscal para mejorar la capacidad de recaudación, recuperar la progresividad y preservar el estado social.

Recordó que se está produciendo una "verdadera desbandada fiscal" en la UE y que se están subiendo los impuestos ahora, "cuando se podrían haber subido antes", además de que se sigue recortando el gasto. El debate de los impuestos, señaló Méndez, "no es para plantear en verano y olvidar en otoño" y exige profundidad, para preservar estado social.

Méndez consideró necesario clarificar el futuro de la sanidad, que recordó, "no es gratuita", y plantearse si hay que financiarla por la vía más solidaria, que es la de los impuestos, y no la del copago. "Si es uno de los derechos fundamentales de la sociedad, debe estar financiada por impuestos de carácter general", concluyó.