Los analistas creen que la subida de tipos del jueves será la única en lo que queda del año

Trichet volverá a cumplir el guión: subirá los tipos hasta el 1,5%

Los analistas vuelven a coincidir. La opinión es casi unánime: mañana el BCE subirá los tipos de interés hasta el 1,5%. La novedad es que parece que no habrá más aumentos en lo que queda del año, desde luego así lo pronostica el mercado.

Aburrido y previsible. Cada vez que un medio de comunicación hace un perfil del, hasta octubre, Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, siempre salen a relucir estos dos calificativos. Dos adjetivos que los dirigentes políticos suelen insistir en que son imprescindibles para ser un buen banquero central. Características que, según prevén los analistas, el funcionario galo volverá a sacar a relucir este jueves en la reunión del Consejo de Gobierno del BCE. Al parecer se volverá a cumplir el guión que se dejó entrever el mes pasado: nueva subida de tipos, pasando del 1,25% actual al 1,5%.

"Esto está hecho. Nueva subida de un cuarto de punto y a hablar de Grecia en la rueda de prensa", afirma convencido José Carlos Díez , economista jefe de Intermoney. El experto es uno más de los que creen que las palabras "strong vigilante" (fuerte vigilancia) que pronunció Trichet tras el anterior Consejo son el preludio de un incremento. Una teoría que desde que el francés dirige este organismo nunca ha fallado. Siempre que han salido esas quince palabras de su boca, el precio del dinero ha subido en la siguiente reunión.

Natalia Aguirre, de Renta 4, apoya la tesis de Díez e incluso va un poco más lejos. "Lo preocupante sería que no los incrementase, entonces querría decir que hay algo que no está funcionando bien. La política ahora es la de normalizar los tipos de forma progresiva", comenta. Aunque la duda que surja es como se debe de traducir la palabra normalizar. "Sería razonable que a finales de 2012 se alcanzase el 2%", confirma Aguirre. Unos datos que van en línea con el 1,75% - 1,8% que, según Bloomberg, ya descuenta el propio mercado y que el Euribor ( precio del dinero que se prestan entre los bancos y al que están referenciadas el 95% de las hipotecas concedidas en el mercado) descontó hace tiempo. Actualmente, esta tasa se encuentra en el 2,25%, tocando máximos de xxxx pero aún así todavía muy lejos del 5,5% que se llegó a alcanzar en xxxx.

Este escenario si que cambia lo que algunos ya daban por seguro hace un par de meses, y es que el aumento de tipos de julio diese lugar a una nueva subida en el mes de octubre. "La inflación que tanto preocupa al BCE parece que ya está relajándose tras el relajo del precio de las materias primas, especialmente el petróleo. Después de tocar máximos en el mes de abril con un 2,8% en la Eurozona, el dato está más cerca del 2% deseable para el banquero, por lo que no es probable que haya una nueva subida durante 2011", explica Nicolás López de MG Valores. A estas razones hay que sumarles alguna más. "Europa empieza a tener un crecimiento económica razonable pero algunos países más débiles como España o los tres países rescatados todavía sufren bastante con estos aumentos. Por ello Trichet parece que va a parar en el 1,5%, de momento", explica Aguirre. Por tanto la idea parece sencilla, subida progresiva pero sin dañar la recuperación.

Sobre las posibles consecuencias de estos movimientos en la últimamente volátil renta variable, la opinión mayoritaria es que los efectos serán mínimos. "Si el guión es el previsto, como parece, la Bolsa no lo acusará. A lo que si habrá que estar atento es al discurso posterior", comenta Javier Barrio de BPI. Una conferencia que todos esperan que sea aburrida y previsible. Dos características que sí en cualquiera pueden ser ofensivos en decir que hay algo que no está funcionando bien. La política ahora es la de normalizar los tipos de forma progresiva", comenta. Aunque la duda que surja es como se debe de traducir la palabra normalizar. "Sería razonable que a finales de 2012 se alcanzase el 2%", confirma Aguirre. Unos datos que van en línea con el 1,75% - 1,8% que, según Bloomberg, ya descuenta el propio mercado y que el Euribor ( precio del dinero que se prestan entre los bancos y al que están referenciadas el 95% de las hipotecas concedidas en el mercado) descontó hace tiempo. Actualmente, esta tasa se encuentra en el 2,189%, tocando máximos de 28 meses, pero todavía muy lejos del 5,5% que se llegó a alcanzar a principios de 2008.

Este escenario si que cambia lo que algunos ya daban por seguro hace un par de meses, y es que el aumento de tipos de julio diese lugar a una nueva subida en el mes de octubre. "La inflación que tanto preocupa al BCE parece que ya está relajándose tras el relajo del precio de las materias primas, especialmente el petróleo. Después de tocar máximos en el mes de abril con un 2,8% en la Eurozona, el dato está más cerca del 2% deseable para el banquero, por lo que no es probable que haya una nueva subida durante 2011", explica Nicolás López de MG Valores. A estas razones hay que sumarles alguna más. "Europa empieza a tener un crecimiento económica razonable pero algunos países más débiles como España o los tres países rescatados todavía sufren bastante con estos aumentos. Por ello Trichet parece que va a parar en el 1,5%, de momento", explica Aguirre. Por tanto la idea parece sencilla, subida progresiva pero sin dañar la recuperación.

Sobre las posibles consecuencias de estos movimientos en la últimamente volátil renta variable, la opinión mayoritaria es que los efectos serán mínimos. "Si el guión es el previsto, como parece, la Bolsa no lo acusará. A lo que si habrá que estar atento es al discurso posterior", comenta Javier Barrio de BPI. Una conferencia que todos esperan que sea aburrida y previsible. Dos características que sí en cualquiera pueden ser ofensivos en este caso son los mayores halagos que se pueden recibir. De hecho, ya son varios los que rezan porque Mario Draghi, sucesor del francés, sea tan soporífero como su antecesor en el cargo.