Tráfico aéreo

Barajas, el peor aeropuerto en la Operación Salida con el 45% de vuelos retrasados

La primera fase de la Operación Salida de vacaciones correspondiente al arranque del mes de julio se ha saldado en los aeropuertos con una relativa normalidad. Portavoces de Aena, la sociedad dueña de la red de aeródromos públicos, indicaron que los índices medios de puntualidad entre el jueves día 30 de junio el domingo 3 de julio fueron levemente superiores al 70%.

El dato no es bueno, teniendo en cuenta que el índice óptimo, según los objetivos que se marcan las aerolíneas, es aquel que supera el 85% de los vuelos en hora. Si se tiene en cuenta las pésimas puntualidades de los seis primeros meses del año, se puede concluir que la operación no ha resultado conflictiva.

El aeropuerto de Madrid-Barajas, sin embargo, ha registrado desde el jueves pasado unos índices de puntualidad que reflejan que los vuelos han salido con retraso, el día mejor en el 40% de los casos y el día que peor en el 52%.

Las diferencias de regularidad entre la T-4 (donde opera Iberia y Oneworld) y el resto de las terminales del aeropuerto de Madrid han sido en estos días menores. A pesar de ello Iberia ha mantenido peores registros que el resto de sus vecinos en la T-4. El peor día de la compañía fue el jueves 30 de junio cuando salieron o llegaron tarde el 62% de los vuelos, y el mejor el sábado día 2 de julio, con un 49% de las operaciones demoradas.

El presidente de Aena, Juan Lema, ha intentado desvincular los retrasos de cualquier situación de conflictividad al asegurar que "no se contempla ninguna amenaza de huelga". Según los datos de maneja, "la mitad de los retrasos en los vuelos son atribuibles a las compañías aéreas, y solo el 25% al control".

En una entrevista con una revista turística, Lema señala que pese a los avances para armonizar las condiciones laborales de los controladores con las de sus compañeros europeos, aún hay "mucho margen de mejora".

Citando a Eurocontrol, Lema afirma que en Madrid se podría gestionar un 15% más de movimientos con el mismo número de controladores y pone como ejemplo, el aeropuerto londinense de Heathrow que tramitó 470.000 movimientos con 60 controladores, mientras que en Barajas se ejecutaron 433.000 movimientos con casi el doble.