Moda

Primer desfile de Dior sin Galliano

Color y volumen definen la colección de la firma de alta costura para la próxima temporada de otoño-invierno, la primera que sube a la pasarela después de que el modisto John Galliano saliera de la casa francesa.

Pese a tratarse de una colección para la campaña invernal, Christian Dior ha desembarcado este lunes en la pasarela parisina con un amplio catálogo de vestidos cortos y largos repletos de colorido y con volúmenes extraordinarios, más propios de los repertorios de moda estival.

Quedó margen, no obstante, para los tradicionales blanco y negro y los tonos naturales de vocación más romántica. La propuesta de la firma de alta costura para la próxima temporada conserva además el glamour de la indumentaria para las grandes ocasiones y con altas dosis de fantasía.

Así se ha exhibido en público un muestrario que había despertado gran expectación por tratarse del primero de la era 'pos Galliano'. Esta vez, la colección aparecía avalada no por un modisto de renombre y fama internacional, director de la batuta artística, si no por el buen hacer de los profesionales del taller, a modo de sinfonía de conjunto.

Al término del desfile, Bill Gaytten y su asistente, Susana Venegas, directores del equipo de Dior, han sido los encargados de representar a los empleados que han creado la propuesta, saliendo a saludar.