El selectivo Dow Jones gana un 5,43%

De la pesadilla griega al sueño alcista del Ibex en cinco días

Gana el 6,92% en su mejor semana desde enero y roza los 10.500

Hace ahora una semana, la inversión en renta variable española y en deuda soberana europea tenía tintes de pesadilla. La falta de determinación de la Unión Europea a la hora de acometer un segundo rescate sobre Grecia, la fuerte división interna en la que se sumió el país ante las condiciones impuestas para ser salvada, y la oposición de la banca a colaborar en la operación, hacían presagiar lo peor. La integridad fiscal del estado heleno, su permanencia en el euro, y el futuro mismo de la moneda comunitaria estaban en vilo. Ante este panorama, la prima de riesgo española marcaba su máximo histórico, en 284 puntos, y el Ibex, hundiéndose hacia los 9.000 puntos, perdía los beneficios acumulados durante el año. En solo una semana, la situación ha cambiado drásticamente.

El Ibex 35 ha protagonizado cinco subidas consecutivas, del 1,28% el viernes, que le han permitido firmar su mejor semana desde enero. Si en aquel mes logró ganar un 8,62% en una semana, cuando el mercado comenzó a desligar el devenir de España del de Portugal, la aparente solución de la crisis griega ha disparado el índice un 6,92%, hasta los 10.492 puntos. Si el viernes pasado el saldo anual de la Bolsa española pasaba a ser negativo, al cierre de esta acumula un alza del 6,42% en lo que va de 2011.

Las acciones de Sacyr han tenido el mejor comportamiento en las últimas cinco sesiones, con una ganancia acumulada del 19,22%, seguida por Mediaset, el valor más castigado del año, pero que se resarce esta semana con una subida del 14,57%. La banca ha tenido también una papel destacado en el impulso del selectivo, con BBVA y Santander entre los 10 mejores títulos del Ibex. Si el primero ha ganado un 11,45% desde el lunes, el segundo ha avanzado un 8,84%.

La mejora ha sido generalizada en el sector financiero europeo, que ha pasado de ser el grupo cotizado más castigado al que mejor comportamiento presentaba esta semana. El sector ha subido un 7,61% en cinco jornadas, con saldos positivos para las 20 mayores entidades europeas, incluida la banca griega e irlandesa. La tendencia mejora radicalmente el turbulento panorama que vislumbraban Bankia y Banca Cívica hace solo unos días, dada su intención de saltar al parqué el 20 de julio. Con todo, el escenario tampoco garantiza nada, como prueba la caída del 1,10% que sufrió CaixaBank el viernes, en su estreno bursátil en sustitución de Criteria.

Las grandes plazas europeas también se han beneficiado esta semana del alivio que ha supuesto la aprobación del plan de ajuste en Atenas, el desbloqueo del nuevo paquete de ayudas de la troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Unión Europea), y el compromiso de la banca europea de participar en el segundo plan de rescate. En las cinco últimas sesiones, Londres se apunta una subida del 5,13%, París suma un 5,88% más y Fráncfort gana un 4,19%.

El aumento en las compras de títulos cotizados es inversamente proporcional al perfil de riesgo soberano, que se ha visto fuertemente rebajado durante la semana. España supone un caso paradigmático. Si el termómetro del peligro de insolvencia del país alcanzaba máximos desde su entrada en el euro la semana pasada, en 284 puntos básicos, en esta se ha desplomado 50 puntos, hasta los 234 del viernes.

La preocupación sobre Grecia, lógicamente, también se ha matizado relativamente. El diferencial del bono heleno a 10 años frente al alemán está en los 1.329 puntos, cuando llegó a 1.503 a mediados de mes. El sonido de las alarmas se ha ido moderando paralelamente en Irlanda, que marcó máximos en 920 puntos, para caer ahora a 859 puntos, y en Portugal, que ha rebajado 90 puntos básicos su prima de riesgo, desde los 880 puntos del viernes anterior.

Tras la tormenta del último mes, la calma que ha reinado estos días en el mercado soberano ha permitido al euro afianzar los 1,45 dólares, desde los 1,418 del viernes anterior.

El cómputo semanal también ha sido muy positivo al otro lado del Atlántico. A la espera de que comience la temporada de resultados trimestrales de las empresas, y dados los buenos datos de desempleo registrados, el Standard & Poor's ha ganado un 5,61% en cinco sesiones, el Dow Jones, un 5,43%, y el Nasdaq, un 6,15%.

El papel de la banca en el rescate heleno

1. La votación griega. La aprobación esta semana por parte del Parlamento griego de un nuevo plan de ajuste fiscal ha desbloqueado el quinto tramo de ayudas (12.000 millones de euros) del FMI, la UE y el BCE. La inyección permitirá a Atenas hacer frente a sus próximos vencimientos, pero queda pendiente ahora la aprobación del segundo plan de rescate que recibirá el país y en el que la banca juega un papel crucial.

2. El miedo a la quita. Durante semanas, el temor a que la refinanciación de la deuda griega se tradujera en una quita sobre el montante que recuperarán los acreedores provocó el caos. Pero la UE pactó una reestructuración voluntaria, para lo que ahora se abre un periodo de negociación con la banca.

3. La solución gala. La salvación de Grecia, y de la zona euro, pasa por involucrar a la banca en el segundo rescate. París presentó dos alternativas: una, que la mayoría de inversores acepte reinvertir el 70% de la deuda en nuevas emisiones helenas con vencimiento a 30 años y respaldados con emisiones de máxima calidad (AAA) de entidades supranacionales de la UE; o dos, que el 90% de los títulos con vencimiento inmediato se intercambien por bonos a cinco años con una rentabilidad al 5,5%. La primera opción parece haberse impuesto gracias al apoyo de la banca alemana, que reinvertirá 3.200 millones.

4. Agencias de rating. En Renta 4 aducen que la crisis griega no estará resuelta hasta que las agencias de rating den su visto bueno a la operación. Para Virginia Romero, experta de Ahorro Corporación, la implicación de la banca en el rescate dista de ser un sacrificio. "Es más cuestión de imagen" que otra cosa, alega, pues "solo aportarán 30.000 millones -un tercio del total de deuda griega que vence en 2014- y obtendrán una buena rentabilidad" por participar.

La cifra

234 puntos básicos marcó la prima de riesgo española el viernes, lo que supone un descenso de 50 puntos en la semana.