Banca Cívica intentará repartir el 30% de sus ganancias

Bankia: ni previsión de beneficios ni de dividendos

Bankia quiere estrenarse en Bolsa el próximo 20 de julio, pero ha decidido salir al mercado sin dar detalles a los inversores de cuáles son sus previsiones de beneficios para el futuro o su política de reparto de dividendo. Banca Cívica intentará repartir el 30% de su beneficio.

Loterías lo ha visto claro. Su principal reclamo para tentar a los inversores en su salida a Bolsa es la promesa de un dividendo mensual, casi al estilo de los superdepósitos. Otras compañías intentan deslumbrar con un panorama alentador de sus previsiones de resultados. Pero en el caso de Bankia la situación es distinta. Su estrategia para conseguir el respaldo de los accionistas es aplicar un fuerte descuento al precio de venta de las acciones. Del resto se sabe poco.

Bankia no ha incluido en su folleto de salida a Bolsa previsiones de beneficios y muy poco de reparto de dividendo. Banca Cívica sí contesta tímidamente a lo segundo, aunque sin pillarse los dedos, pero también deja lo primero en blanco. Y eso que la documentación que tienen que cumplimentar para estrenarse en el parqué exige que se dé respuesta a ello. Pero es lícito contestar que se ha optado por no incluir estas estimaciones en el folleto, como han hecho las dos entidades financieras en el caso de las previsiones de beneficios.

Las compañías deben explicar igualmente su política de dividendo, tal y como exige la nota 20.7 del folleto de salida a Bolsa. También en este caso cualquier respuesta sirve. Bankia asegura que la estrategia de remuneración al accionista será la que apruebe la junta de accionistas y que se tratará de ajustar el pago a la estructura financiera, a los resultados del grupo y "al mantenimiento de unos ratios prudentes de recursos propios". La entidad también intentará que sus dividendos estén en "consonancia con otras prácticas del mercado y con compañías del sector". "La política de dividendos del grupo", explica el documento, "así como el importe de los dividendos que, en su caso, se distribuyan en un futuro, dependerá de una serie de factores, que incluyen, entre otros, el beneficio, la situación financiera las necesidades de caja [...] y de dotación de la reserva legal, expectativas futuras del negocio así como otros factores que se estimen convenientes en cada momento".

Banca Cívica se compromete algo más. La entidad avisa de que en su caso cualquier distribución estará condicionada a las limitaciones impuestas por el FROB y otras que se puedan imponer desde el punto de vista regulatorio, pero que su intención es distribuir el 30% de su beneficio en dividendo. Eso sí, puesto que la entidad no ha comunicado sus previsiones de ganancias, el dato del porcentaje de ellas que se destinará a dividendo sirve de poco. Y además Banca Cívica se cubre las espaldas. "La sociedad no puede garantizar que en el futuro vaya a ser capaz de pagar dividendos o, en caso de hacerlo, que vayan a corresponderse con el porcentaje" prometido del 30%, advierte Banca Cívica.