Crisis

Fuerte división en la asamblea decisiva para el futuro del RACE

La división entre los 17.000 socios propietarios del RACE quedó ayer patente en la asamblea en la que se sometía a votación el proyecto de escisión y venta parcial del grupo empresarial del club. La asamblea comenzó con dos horas de retraso y la masiva asistencia obligó a dejar a algunos socios fuera del aforo.

El consejo directivo llegó al encuentro decisivo habiendo ganado el voto delegado (de socios que no acudieron a la asamblea), pero sin la mayoría suficiente para sacar adelante un proyecto cuyo objetivo era recaudar al menos 50 millones de euros. Al cierre de esta edición, la votación final aún no había tenido lugar.