Podría cubrir también los improcedentes

El fondo del despido centrará el jueves la cita de Trabajo y agentes sociales

Trabajo, patronal y sindicatos se reunirán el próximo jueves para analizar exclusivamente el fondo de capitalización para el despido, similar al modelo austriaco.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, adelantó ayer que aplazará "de momento" un año el fondo de capitalización, un depósito que los trabajadores podrían utilizar en supuestos de despido, similar al modelo austríaco. La creación de un fondo especifico parece alejarse, pero el Gobierno ha propuesto como alternativa prorrogar al menos un año el régimen transitorio que recoge la reforma laboral. Es decir, que el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) financie con ocho días las indemnizaciones por despidos que se producen por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, ya sean colectivos o individuales.

Los detalles de esta formula serán debatidos mañana por la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, el secretario general de la CEOE, José María Lacasa, y de CEPYME, Gonzalo Garnica, y de los secretarios de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, y de UGT, Toni Ferrer. En la reunión, los negociadores discutirán especialmente que el pago por parte del Fondo FOGASA de ocho días por año trabajado en caso de despidos se limite a los considerados procedentes, según explicó Rodríguez ayer, después del encuentro que mantuvo con la patronal y los sindicatos.

Rodríguez ha subrayado que el Gobierno "no está cerrado" en cuanto a qué tipo de despidos "puedan ser resarcidos" con esos ocho días por el FOGASA. Ha explicado que en un periodo transitorio y "excepcional", que es el que hoy está en vigor según la reforma laboral, pagar con ocho días a las empresas también en los despidos improcedentes podría ayudar a los empresarios, ante la crisis, a hacer los ajustes necesarios.

No obstante, ha señalado que la mayoría de dichos ajustes ya se han producido y que por tanto, en la prórroga del FOGASA, se podría discutir que se limitara "exclusivamente" a los despidos procedentes. La razón, expuso, es que se "equipararían" los costes de las indemnizaciones entre los despidos a trabajadores con contratos temporales con los indefinidos.

Agregó que si el FOGASA paga ocho días en los despidos objetivos procedentes (que suponen 20 días de indemnización por año trabajado), el empresario pagaría 12 días, los mismos que se establecen para los trabajadores con contratos temporales. Pero sobre todo, a juicio de Rodríguez, "reforzaría la causalidad" de los despidos objetivos, que, recalcó, era una de las metas de la reforma laboral.

Según la reforma, con este fondo el trabajador tendrá derecho a hacer efectivo el abono de las cantidades acumuladas en el fondo de capitalización en los supuestos de despido, de movilidad geográfica, para el desarrollo de actividades de formación o en el momento de su jubilación.