El BCE sugirió un nuevo incremento en julio

El nuevo escenario económico pone en duda la subida de tipos

La recuperación económica se ha debilitado y el escenario ha cambiado desde la última reunión del BCE. Las dudas sobre si Trichet subirá los tipos de interés la próxima semana asaltan los mercados y los expertos no se ponen de acuerdo.

Sede del  BCE
Sede del BCE

La subida de los tipos de interés prevista para julio está en el aire. Aunque los entendidos en el enigmático lenguaje del presidente del BCE, Jean Claude Trichet, consideran que al pronunciar en junio las palabras "fuerte vigilancia sobre la inflación" el banquero francés sugirió un nuevo movimiento al alza del precio del dinero para julio, que sería el segundo de este año tras el acometido en abril, la realidad es que el escenario económico es muy diferente al de hace un mes.

Los últimos datos macroeconómicos indican que la recuperación se ha debilitado y algunos inversores incluso ven la crisis griega como el nuevo detonante de la recesión mundial. Asimismo, los precios del crudo se han moderado en las últimas semanas y el euríbor, principal indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España, se ha frenado ligeramente sitúa la media mensual de junio en el 2,143%, por debajo de la media de mayo, lo que supone el primer descenso mensual en ocho meses.

Algunos expertos dudan de si en estas circunstancias el BCE endurecerá su política monetaria, pero recuerdan que la institución europea vela incesantemente por la estabilidad de precios y en eso es "inflexible", según reconoce el propio Trichet, que además en su último discurso rechazó la idea de que unos tipos más altos vayan a perjudicar a los países de la zona euro con problemas económicos.

José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, comparte la visión de Trichet y está seguro de que los tipos oficiales subirán el próximo 7 de julio 0,25 puntos porcentuales hasta el 1,5%. "Trichet dio la señal al decir 'strong vigilance' y en 11 años el BCE nunca ha faltado a su palabra", asegura. "El mercado siempre duda y actúa por prueba y error, pero unos tipos al 1,5% no pueden poner en cuestión la recuperación, que en Alemania se aceleró al 1,5% en el primer trimestre y crea empleo", mantiene.

José Luis Martínez Capuzano, Estratega de Citi en España, sostiene que "nos encontramos ante un crecimiento mundial más moderado al esperado" debido, entre otras cosas, a la tensión en los mercados. En su opinión, esta situación es temporal y por ello también espera que la semana próxima suban los tipos. Apunta, no obstante, que "dependerá del momento y en estos momentos es complicado, pero no imposible, aventurarlo".

Iván San Félix, analista de Renta 4, cree que la clave son los precios. "En principio, las caídas en los precios del crudo son favorables para que no suban los tipos", señala. En el momento del anterior incremento de tipos "los precios habían subido por culpa de los precios energéticos, pero en las últimas dos semanas han caído casi un 20%", explica. El barril de Brent ha experimentado un notable descenso desde que la AIE decidiera liberar reservas estratégicas y se sitúa en 105 dólares, cerca de la barrera de los 100 dólares. El Texas ha retrocedido hasta 90 dólares el barril, su nivel más bajo en más de cuatro meses.

Para Carlos Orduña, presidente de economistas del Consejo General de Colegios de Economistas de España, "no es el momento para aplicar una subida de tipos y el BCE podría retrasarla hasta que se tranquilice la situación en Europa y se concrete el rescate a Grecia". A su parecer, "cualquier subida de tipos ahora puede influir en el encarecimiento de los créditos" y espera que la Eurobanco mantenga las tasas en el 1,25% actual.