Reinvertirían un 70% del principal ya invertido

Sarkozy confirma la participación de los bancos franceses en la reestructuración griega

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha confirmado que los bancos franceses están de acuerdo en participar de forma voluntaria en la reestructuración griega, reinvirtiendo el 70% de deuda helena que tienen en su poder en nuevos títulos del país mediterráneo.

Este plan alternativo francés, adelantado hoy por "Le Figaro", se empezó a presentar en los pasillos del Consejo Europeo la semana pasada y tuvo "una primera acogida favorable", según una fuente próxima a este "dossier" citada por el diario francés. El Tesoro y el sector financiero franceses dieron su visto bueno el viernes a este mecanismo, que sugiere que bancos y aseguradoras tenedores de deuda griega reinviertan el 70 % , y no el 100 % como se planteaba hasta ahora, del dinero cuando esos préstamos lleguen a su vencimiento.

El 50 % de esos capitales se pondrían en nuevos créditos a 30 años y el 20 % restante en títulos de deuda de "cupón cero", es decir, cuyos intereses no se van cobrando conforme se generan, sino al vencimiento. En cuanto al tipo de interés, sería por una parte equivalente al que Grecia tiene que pagar a los organismos públicos que han garantizado su salvamento, y por otra variable, indexado sobre un indicador de la economía griega, como el Producto Interior Bruto (PIB).

Se trataría de evitar el carácter obligatorio para los bancos del sistema planteado hasta ahora, que implica que las entidades financieras tengan que reinvertir en deuda griega el 100 % del dinero cuando esos préstamos venzan. Como Alemania se ha negado a dar garantías para esos nuevos préstamos a los que los bancos se verían abocados, el riesgo es que las agencias de calificación consideren que no se trata de un proceso voluntario, y por tanto declaren a Grecia en suspensión de pagos.

Las autoridades francesas han propuesto a sus socios europeos un nuevo plan de salvamento de Grecia que, aunque asume la participación del sector bancario, reduce el porcentaje de la implicación de las entidades financieras, que se haría en forma de préstamos a 30 años.