Encadenados a Grecia

Encadenados a Grecia

Mal que les pese, los socios de la zona euro están encadenados a Grecia, un país cuya caída podría arrastrarles al abismo. A juzgar por las previsiones actuales, Europa tendrá que seguir financiando a Atenas por tiempo indefinido. Y los líderes europeos deberían empezar a concienciar a sus opiniones públicas de que los mal llamados planes de rescate son ejercicios de solidaridad inevitables en una Unión Monetaria.

Al menos por ahora, no se vislumbra ninguna otra alternativa, porque todas las sugeridas, desde la reestructuración hasta la salida del euro, provocarían una hecatombe inmanejable tanto para Grecia como para sus socios.

"Digámoslo llanamente: mientras siga existiendo un riesgo sistémico, los miembros del corazón de la zona euro tendrán que seguir sosteniendo a los países tambaleantes de la periferia", advierte hoy mismo Janis A. Emmanuoilidis, analista del EPC, en su comentario sobre la cumbre europea de la semana pasada.

En esas circunstancias, resulta absurdo mantener la dialéctica de crimen y castigo con la que países como Alemania o Holanda quieren calmar a sus poblaciones. Ni es posible culpar a Grecia en exclusiva de su irresponsabilidad fiscal (generosamente financiados por bancos franceses y alemanes) ni es conveniente imponerles una pena de austeridad que les condene a la miseria eterna.

Dicho esto, el Gobierno de Socialista de Papandreu y los conservadores de Samaras deberían dejar de explotar la impotencia de la zona euro ante sus desmanes. Todavía hoy, cuando solo faltan unos días para que Atenas suspenda pagos si no recibe los nuevos préstamos internacionales (8.700 millones de la zona euro y 3.300 millones del Fondo), Papandreu y Samaras siguen sin despejar las incógnitas que pesan sobre el plan para reducir el déficit público y mejorar la competitividad de su país.

Sin duda, se pueden plantear dudas y críticas sobre la efectividad del draconiano ajuste, que muchos economistas consideran contraproducente. Pero el PASOK y Nueva Democracia parecen más bien enfrascados en una fratricida batalla electoral que amenaza con desestabilizar la economía de toda Europa. Están jugando con un peligroso fuego presupuestario que, fuera de control, podría arrasar a otros socios de la zona euro. Y todos sabemos cuáles.

Imagen: fotograma de Encadenados (Notorious), de Hitchcock (tomada de la web Hitchcock and me.

Comentarios

Ni la dación de Creta en pago les/nos libraría. El copago europeo ya ha empezado a regir. Y Rajoy nos prepara el sanitario.
Parece que además de las auto reformas, requieren inspectores vigilantes en continuo y misiones de la UE para que construyan una nueva administración "a la moderna2, como se hace con países del tercer mundo. Es triste. Y convendrá que esos vigilantes aprendan la lengua local, así que tendrán que buscar curas antiguos de esos que sabían hasta griego.
Normas
Entra en El País para participar