Invertirá 50 millones y se edificará en terrenos propios

Catalunya Caixa construirá la nueva sede corporativa de Puig

Catalunya Caixa y el grupo Puig han firmado un acuerdo mediante el cual la entidad construirá un edificio en uno de los solares de su propiedad, en el que se alojará la sede corporativa de la multinacional de perfumería, cosmética y moda, en régimen de alquiler con opción a compra.

Catalunya Caixa construirá la nueva sede corporativa de Puig
Catalunya Caixa construirá la nueva sede corporativa de Puig

El proyecto de sede corporativa ha sido redactado por Rafael Moneo y Lucho Marcial, junto con GCA Arquitectos Asociados, estudio de arquitectura encargado del diseño de todos los edificios que Puig tiene en el mundo. El inicio de obras está previsto para el próximo mes de julio y el plazo de ejecución es de aproximadamente tres años, con la intención de que esté disponible en 2014.

Con esta construcción, Catalunya Caixa asegura poner en valor una parcela de más de 14.300 metros cuadrados de edificabilidad sobre rasante, ubicada en la Plaça Europa de l'Hospitalet de Llobregat, zona que ha experimentado una gran transformación en los últimos años convirtiéndose en una nueva área de negocios, administrativa y comercial de Barcelona.

Puig trasladará sus servicios centrales e implantará su actividad mediante un contrato de arrendamiento de siete años con opción de compra.

El volumen de la inversión por parte de CX Inmobiliaria, filial de Catalunya Caixa, es superior a 40 millones de euros y tiene una rentabilidad en línea a los alquileres de mercado en edificios de oficinas.

La nueva sede será un edificio singular, estratégicamente situado y energéticamente sostenible.

El proyecto, diseñado por Moneo, cuenta con una superficie total construida de más de 23.000 metros cuadrado y tendrá un gran atractivo visual, según fuentes de la empresa.

El vidrio y el ángulo serán los protagonistas de las 22 plantas del edificio de oficinas. Sobre rasante, la torre se eleva como un prisma con las fachadas compuestas de unas tiras diagonales inclinadas 15 grados respecto el horizontal que recorren todo el volumen. "Las fachadas este y norte ascienden en diagonal, lo que hace que el acceso principal se corone con una vela, creando una pieza especial que marca la entrada. La torre está rodeada con una lámina de agua, que se cruza en dos puntos por unas plataformas pétreas que permiten el acceso al edificio. Las tres primeras plantas compondrán una cafetería, restaurante y gimnasio para los empleados, mientras que el resto tendrán uso exclusivo de oficinas", asegura la compañía.

Criterios ambientales

El edificio proporcionará unas prestaciones de funcionalidad, seguridad y habitabilidad que garantizan las exigencias máximas y adopta criterios ambientales y de ecoeficiencia relativos al agua, la energía, los materiales y sistemas constructivos y los residuos.

La composición del sistema envolvente en la cubierta del edificio incluye elementos de aislamiento acústico y térmico, así como de protección solar, adecuados para limitar la demanda energética. Además, con la instalación de captadores y generadores de energía solar térmica y fotovoltaica, el edificio satisfará en sí mismo gran parte de sus necesidades de energía.

A la caza de la firma francesa Uriage

Los propietarios de Puig negocian la compra de la francesa Dermatologiques d'Uriage, una operación valorada en unos 140 millones y cuya fase de puja se encuentra en la recta final. Portavoces de la familia Puig han declinado hacer comentarios sobre esta operación, si bien La Vanguardia informaba ayer de que los empresarios catalanes son los favoritos.

La compra se realizaría a través de Corporación Exea, que es el holding de inversión familiar que agrupa varias participaciones del grupo, como la empresa de encendedores Flamagás o el fabricante de geles y champú Isdin, que controla al 50% con Laboratorios Esteve.

Corporación Exea compite en la puja con grupos como Clarins o GlaxoSmithkline.