Para aprobar el plan de ajuste

Merkel: Papandréu conseguirá el apoyo mayoritario en el Parlamento

La canciller alemana, Ángela Merkel, se mostró hoy convencida de que el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, utilizará "todo su peso político" para lograr el apoyo mayoritario del Parlamento a su nuevo programa de medidas de austeridad.

"Soy bastante optimista. Sé que el primer ministro Papandréu utilizará todo su peso político para lograr la mayoría en el Parlamento", afirmó Merkel en rueda de prensa tras concluir la cumbre de líderes de la Unión Europea (UE).

"Yo parto de la base de que se hará todo lo posible para que el resultado de la votación sea positivo", insistió.

El Consejo de Ministros griego aprobó el miércoles el proyecto de ley que contiene el impopular conjunto de medidas de austeridad y privatizaciones por valor de 78.000 millones de euros.

El plan de ajuste griego debe ser sometido la próxima semana a votación en el Parlamento.

Los jefes de Gobierno y de Estado de la zona euro se comprometieron el jueves a tener listo un segundo plan de rescate para Grecia a comienzos de julio.

El líder griego de la oposición mayoritaria conservadora Nueva Democracia (ND), Antonis Samaras, reconoció el jueves a su llegada a la reunión del Partido Popular Europeo y en una entrevista al Financial Times, que Grecia necesita ajustes fiscales, pero reiteró su rechazo a las medidas que plantea el Gobierno de Papandréu.

Merkel dijo que los líderes "han dejado claro" a Samaras que "sería deseable para la aceptación y la estabilidad de Grecia que se aprobara el paquete" de medidas de austeridad.

"Cuanto más consenso, mejor para Grecia, mejor para el euro y, por ende, mejor para todos. Veremos lo que pasa, pero sería mejor (lograr) un consenso amplio", recalcó.

En cuanto a la participación del sector privado, Merkel no quiso hacer declaraciones sobre las conversaciones que diferentes gobiernos y Berlín están manteniendo con bancos, aseguradoras y fondos de pensiones sobre su participación en el nuevo rescate a Grecia, porque aún no se ha calculado la cifra final del paquete y el importe que corresponderá a las entidades.

El primer ministro griego dijo hace unos días que el nuevo plan de rescate podría situarse en el entorno del primero, aprobado en mayo de 2010 y que se elevó a 110.000 millones de euros.

Lo que sí se sabe ya es que los líderes respaldan el enfoque decidido el 20 de junio pasado por los ministros de Finanzas de la zona euro en cuanto "al fomento de la participación voluntaria del sector privado" en el segundo rescate de Grecia.

La fórmula para articular la participación de los acreedores privados de Grecia se efectuará mediante un "roll-over" de los bonos griegos, consistente en que los tenedores de obligaciones del Tesoro griego volverán a adquirir bonos del país cuando venzan los títulos que tienen en cartera, de manera "voluntaria e informal".

Esta implicación se efectuará evitando que sea declarado un impago de la deuda griega.

Merkel dijo que el camino de los ajustes "es difícil" para Grecia y recorrerlo requerirá muchos esfuerzos y tiempo, pero los ejemplos de Portugal y de Irlanda, demuestran que es posible.

"Estamos muy impresionados con la gran determinación con la que ellos están implementando sus programas", afirmó.

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, dijo por su parte en una rueda de prensa que "Grecia tiene apoyo" y que los países europeos "harán lo necesario para que desde principios de julio se transfiera la ayuda y haya un nuevo plan de asistencia".