No quisieron dar cifras de lo que costará la obra

La Agencia Tributaria llevará su informática a una parcela de 11.000 metros cuadrados

De sede del Parque Móvil del Estado a centro clave de la Agencia Tributaria. Una parcela de 11.000 metros cuadrados al final de la madrileña calle de Alcalá protagonizará una de las grandes operaciones de construcción de la Administración pública en los próximos años.

A mediados de 2001, el Ayuntamiento de Madrid dio luz verde a un plan urbanístico especial que permitía reubicar la sede del Parque Móvil del Estado desde su actual sede en la calle Cea Bermúdez de la capital de España a un solar en el número 480 de la calle de Alcalá, en lo que es el distrito de San Blas (zona este de Madrid).

La idea era liberar un espacio en pleno centro de la ciudad para destinar la superficie a viviendas y lograr unos beneficios con su venta que revertirían en el Estado.

Diez años después, la parcela (de 11.036 metros cuadrados) sigue siendo un solar vacío junto a un hotel de cuatro estrellas, en una zona anteriormente industrial y que ahora se ha llenado de viviendas y oficinas.

Sin embargo, desde el pasado mes de marzo, el área de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid lleva tramitando una nueva solicitud de licencia urbanística, esta vez por parte de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT). El objeto: "Obras de nueva planta / implantación de nueva actividad".

En concreto, la Agencia Tributaria tiene intención de levantar en la finca uno de los edificios principales de su departamento de informática tributaria. Fuentes de la AEAT confirmaron la operación pero aclararon que el nuevo centro no estará listo "antes de 2013".

Desde la Agencia no quisieron dar cifras de lo que costará la obra alegando que "no corresponde al actual ejercicio presupuestario". Tampoco aclararon si, con la nueva ubicación, se liberarán los edificios que actualmente ocupa el departamento. Sus sedes principales son la de la calle Santa María Magdalena 16 y la de avenida de América 117.

El terreno es propiedad del Estado, con lo que el grueso de la inversión corresponderá a las obras de construcción del nuevo edificio. Unos pocos números más allá de la misma calle Alcalá, el Banco de España también cuenta con unas instalaciones que sirven de almacén de dinero.