Las marcas deberán demostrar que son dueñas del nombre y pagar 130.000 euros
Las empresas tendrán libertad para elegir dominios en internet a la carta
Las empresas tendrán libertad para elegir dominios en internet a la carta

Las empresas tendrán libertad para elegir dominios en internet a la carta

Las direcciones de internet podrán terminar con el nombre de una empresa o de una ciudad, según aprobó ayer Icann, la organización que gobierna los dominios en internet. La medida permitirá crear dominios como .Google, .Cincodías o .Madrid. Eso sí, los sufijos costarán 130.000 euros y las compañías deberán demostrar que tienen legítimo derecho a usar el nombre que quieren comprar.

La Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (Icann, en sus siglas en inglés) acordó este lunes en Singapur que compañías, marcas, ciudades y organizaciones podrán registrar sus propios dominios genéricos. Esta iniciativa, considerada un hito en las cuatro décadas que abarca la historia de la red, permitirá que las direcciones de dominio puedan terminar con el nombre de una compañía o una ciudad, por ejemplo, en vez de acabar con un .com, .net o .org. Así, se abre la opción de dominios como .caceres, .cincodias, .elcorteinglés, pero también .musica, .amor, .comida o .gay.

"Hemos hecho historia. Comienza una nueva era. El sistema de direcciones de internet se acaba de abrir", dijo ayer el presidente de Icann Rod Beckstrom. Este añadió que la organización ha abierto el sistema de direcciones de internet "a las ilimitadas posibilidades de la imaginación humana. Esta decisión respeta los derechos de cualquier grupo para crear nuevos dominios de primer nivel en cualquier lengua y escritura".

El escenario de internet va a cambiar radicalmente, porque en la actualidad solo hay disponibles 22 dominios de primer nivel genéricos como .com, .org, .info, .edu y unos 250 nacionales como .es o .fr, para España y Francia, respectivamente. Pero, a partir de ahora, los nombres de dominio nuevos no estarán restringidos al alfabeto latino usado por la mayoría de idiomas occidentales sino a otras grafías, lo que beneficiará a los usuarios de idiomas como el chino, ruso o japonés.

Icann debe definir cómo actuará en casos de conflicto

El Icann empezará a recibir solicitudes para nuevos dominios de nivel superior el 12 de enero hasta abril de 2012, y se prevé que las primeras autorizaciones estén para final de 2012. El corporación está contratando a cientos de consultores a quien encargará la adjudicación de las peticiones.

Beckstrom aseguró que los nuevos dominios van a cambiar la forma de buscar información en internet y la manera en que las empresas planificarán su presencia en la red. Según Icann, las organizaciones de todo el mundo podrán terminar su dominio con prácticamente cualquier palabra y tendrán la oportunidad, por tanto, de hacer más visible su marca, sus productos o su comunidad.

Los expertos han recomendado que las empresas sean las primeras en registrarse, porque la iniciativa supone una gran oportunidad para las marcas de ganar un mayor control sobre su presencia online y enviar a los usuarios de forma más rápida a sus web, pero también supone un peligro para aquellas que no aprovechen la oportunidad.

Disputas y ciberocupación

En este sentido, hay expertos que auguran disputas entre diferentes grupos que persigan el mismo dominio. Y no se descarta que Icann pueda subastar algún dominio en caso de que varias entidades lo reclamen legítimamente. Aunque la organización ya ha dicho que va a ser muy rigurosa y que priorizará al dueño de la marca, ya que es consciente de que sobrevuela el temor a los llamados ciberocupas de dominios, que compran nombres para luego venderlos.

Otra cuestión clave es el precio. Solicitar un dominio nuevo de primer nivel costará 185.000 dólares (130.000 euros), y una vez aprobado, el adjudicatario deberá abonar 25.000 dólares al año. Con este precio se busca también disuadir de esa posible ciberocupación. Para evitar fraudes, Icann también ha anunciado medidas que afectan a los registradores de dominio, incluida su expulsión del sistema de registro si aceptan tramitar dominios fraudulentos. Algún registrador como Melburne IT aseguró a Efe que el proceso de solicitud de los nuevos dominios es complejo y que Icann tendrá que definir la política de registro y cómo va a actuar en casos de conflictos.

Un cambio que llega tras años de negociación

La votación favorable a este cambio, que dará origen a cientos de nuevos dominios genéricos de nivel superior, se ha formalizado tras un proceso duro de negociación de seis años. Ello ha sido así porque, aunque se trata del mayor cambio acontecido en el sistema de nombres de internet (el .com se introdujo hace 26 años), la iniciativa no está exenta de polémica. Mientras algunas entidades ven que la medida significa nuevas oportunidades para muchos, ya que así se protegerán contra la violación de marcas y podrán crear una ventaja competitiva para su negocio, otros expertos ven retos. Para los titulares de marcas, que pueden hallar trabas para defender sus enseñas, y para quienes quieran registrar dominios de nombres geográficos, porque qué ocurrirá, por ejemplo, cuando haya más de una ciudad que se llame igual como es el caso de Barcelona o Guadalajara.

Gran interés

Un estudio de la firma de registros en internet Melburne IT entre 150 entidades de EE UU, Europa y Asia revela que el 92% está interesada en solicitar un dominio para su marca principal, un 9% de marca de producto y un 11% de un término genérico, según Efe.