Según su vicepresidente, "beneficiaría a los mercados"

La CNMV pide a las agencias de riesgo ser "más diligentes"

El vicepresidente de la CNMV, Fernando Restoy, asegura que "todos los mercados financieros se beneficiarían" si las agencias de calificación de riesgo "tuvieran un comportamiento más diligente".

El vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores se expresó así durante su intervención en el curso "El nuevo sistema financiero, las nuevas infraestructuras y el nuevo mercado laboral", en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).

Restoy consideró pertinente las respuestas regulatorias que se han dado en el mundo a estas agencias, que "han pasado de ser un sector autoregulado a estar regulado en todas las jurisdicciones relevantes".

En este sentido, recordó que ya existen dos reglamentos que tratan de introducir exigencias de transparencia y regulación de prevención de conflictos de interés en las agencias, aunque explicó que ahora "existe una reflexión sobre si ese reglamento debería extenderse más", para así incluir requisitos complementarios. "En este momento procede lograr más experiencias con los primeros reglamentos, ver si su aplicación logra mitigar los problemas que se han identificado y a partir de ahí plantearse si hay que ir más allá", dijo Restoy, quien manifestó que "todos los mercados financieros se beneficiarían de un comportamiento más diligente de las agencias de calificación".

Por otro lado y en referencia a las pautas de conducta de las entidades en relación con los inversores, Restoy señaló que "es primordial" una participación directa del consejo de las entidades en la aprobación de los procedimientos de integración con la clientela, en la revisión de su eficacia y la supervisión de su cumplimiento.

Al respecto, aseguró que es "pertinente" acotar mejor el ámbito de la simple comercialización de productos frente al asesoramiento, mientras que abogó por ampliar los esfuerzos para conseguir una mejor información a la clientela tanto con antelación a la prestación del servicio de inversión como con posterioridad.

Además, señaló que hay que vigilar y revisar los procedimientos que permiten a las entidades, por ejemplo, casar internamente entre clientes las órdenes de venta y las de compra de determinados instrumentos financieros como las participaciones preferentes.

"Todo ello requiere acciones decididas por parte de las entidades para asegurar el cumplimiento de la normas de conducta", explicó Restoy, quien mostró su convencimiento de que las entidades son plenamente conscientes de que el perfeccionamiento de la prestación de servicios de inversión a sus clientes resulta un objetivo fundamental, incluso, en la situación actual.

Preguntado por los grupos de cajas que van a salir a bolsa, destacó que en estos momentos el éxito de las estrategias de captación de recursos en el mercado están determinados por la capacidad de ofrecer no sólo un negocio viable, también estructuras de gobierno corporativo que ayude a generar confianza. En España, añadió, hay una serie de instrumentos en ese sentido, como es el código de buen gobierno que va a ser revisado y que, dijo, incluirá novedades como las relativas a la incorporación de recomendaciones de la Unión Europea.

Por último y sobre la salida a bolsa Bankia y si se podrían rebajar las exigencias del 25 % de las acciones admitidas a cotización, Restoy recordó que en situaciones excepcionales se podría permitir si las entidades tienen una elevada capitalización, que garantice una frecuencia de negociación suficiente para asegurar la liquidez del valor.