1ª Edición de la XTB Trading Cup 2011

Los españoles también saben invertir

El español Jordi Güell, policía local en la Costa Brava, se clasifica como el quinto mejor inversor europeo en la primera edición del concurso de traders convocada por el operador on-line X-TB.

Para entrar dentro del top ten de los inversores europeos no hace falta tener un máster en una prestigiosa escuela de negocios, ni lucir aparentes trajes, ni poseer grandes fortunas; "basta con usar la lógica y contar con algo de experiencia". Desde luego esto es lo que cree Jordi Güell, policía local en la Costa Brava y quinto mejor operador de Europa, según la clasificación de la 1ª edición del Trading Cup 2011, concurso de traders convocado por el operador virtual X-TB. Un puesto obtenido en dura competencia con otros 500.000 participantes de 11 países del Viejo Continente. "Y si no llega a ser por los dos últimos días hubiese ganado", explica Güell tras recordar con orgullo que ha estado liderando el ranking de la prueba durante casi la mitad del mes que ha durado.

El objetivo del concurso no era otra que buscar al mejor operador, fuese profesional o no. Cualquier persona interesada en participar no tenía más que registrarse en la plataforma on-line de XTB y hacer uso de su dinero virtual. Con 10.000 euros en el mercado de divisas Forex, 10.000 en renta variable europea y 10.000 en opciones había que conseguir la máxima rentabilidad posible. El premio, un millón de euros, ha sido finalmente para un eslovaco que obtuvo un beneficio total de 636.799 euros entre las tres categorías, con una ganancia media del 2133%. Un objetivo que tras verlo tan cerca, Güell sigue teniendo entre ceja y ceja: "El año que viene lo volveré a intentar".

Jordi Güell, de 35 años, nunca había pensado que algún día podría estar luchando por conseguir un premio en el campo de las finanzas. "Empecé a invertir pequeñas cantidades para intentar ganar algo de dinero en plena burbuja de las tecnológicas", explica en conversación telefónica. Esta experiencia aunque negativa, ya que perdió buena parte de lo colocado, le sirvió como estímulo. "A raíz de eso me di cuenta de que para moverse en ese campo necesitaba formarme", afirma. Con este objetivo empezó a comprar libros y a bucear por Internet, todo como autodidacta. Diez años después ya puede lucir el reloj Milius valorado en 8.800 euros que reciben los campeones de cada país.

A día de hoy, Güell ya no invierte sus ahorros en Bolsa al considerar que es un mercado donde los intereses "de los pequeños" quedan más diluidos frente a los movimientos de los grandes inversores. "Prefiero el Forex [mercado internacional de divisas], en el que un particular tiene más posibilidades de adaptarse y cubrirse ante el riesgo", comenta con la seguridad de saber de lo que habla. Desde luego, el casi 4500% de rentabilidad que ha obtenido en esa categoría del concurso lo avala. A pesar de todo, la pena de no poder estar en la entrega de premios que tiene lugar hoy en Londres todavía le pesa un poco."Estoy contento pero bueno, pensar que lo has tenido tan cerca", dice con un tono de decepción que le dura poco. El año que viene volverá a tener una nueva oportunidad de hacerse con ese gran cheque que hoy entregará el piloto de Formula 1 Lewis Hamilton. Un cheque que está vez se canjeará por dinero contante y sonante.