Proyecto de Ley de Servicios Funerarios

El Gobierno simplifica y abarata los trámites tras un fallecimiento

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el proyecto de Ley de Servicios Funerarios, un texto que pretende simplificar y abaratar los trámites que se producen tras un fallecimiento.

El nuevo proyecto de ley pretende, según ha destacado el Gobierno, modernizar la normativa sobre el sector y garantizar la aplicación de prácticas que eviten la aparición de riesgos para la salud pública.

El vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha subrayado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la trascendencia de esta norma para simplificar los trámites y abaratar los costes, y ha advertido de que tras un fallecimiento cualquier ciudadano "paga lo que le piden".

Rubalcaba ha apuntado que, "desgraciadamente", el de las empresas funerarias es un servicio "que todo el mundo acabamos utilizando".

El proyecto de ley tiene como finalidad garantizar el libre acceso a las actividades funerarias y su ejercicio y la libertad de elección de prestador por parte de los usuarios de servicios funerarios, así como eliminar cargas administrativas en el acceso y ejercicio de la actividad.

El texto hace especial hincapié en la mejora de la protección de los derechos de los consumidores y usuarios de los servicios, al aumentar las obligaciones de información y transparencia en materia de precios y hacer explícito el derecho a la libertad de elección.