Daniel Maté pierde 257 millones tras caer el grupo un 10% en Bolsa

El desplome de Glencore pasa factura al cuarto hombre más rico de España

El desplome de los títulos de Glencore tras su salida a Bolsa, hace casi un mes está pasando factura a sus principales accionistas. Daniel Maté, el directivo español del grupo, ya ha perdido 257 millones.

Glencore
Glencore

La salida a Bolsa de Glencore, hace casi un mes, en lo que de momento es la mayor OPV del año en todo el mundo, comienza a hacerse sentir entre los accionistas de un grupo que durante tres décadas ha quedado fuera del escrutinio del mercado.

El gigante suizo de las materias primas presentó su primer informe de resultados trimestrales como cotizada el martes. Los resultados no fueron los esperados por los inversores y el mercado comenzó a castigar a la compañía en el parqué (Glencore cotiza en Londres y Hong Kong).

Así, la jornada del martes se cerró con un caída del 4,5% en el precio de sus acciones, descenso que se repitió y amplió el miércoles, hasta el 5,4%.

Ayer, los títulos del grupo siguieron la línea descendente durante buena parte de la sesión en la Bolsa de Londres, llegando a perder hasta un 4,4%. Sin embargo, el valor se rehizo posteriormente y pudo cerrar con un alza del 0,59%, frenando la vorágine de caídas.

En todo caso, las acciones de Glencore se pagaban ayer a 475,8 peniques, lo que supone un descuento del 10,2% respecto al precio al que se materializó la OPV (530 peniques). De esta manera, la capitalización bursátil del grupo asciende, en estos momentos, a 32.900 millones de libras esterlinas (unos 37.512 millones de euros).

La pérdida de valor ha afectado de forma significativa a los principales accionistas del grupo, que sobre todo son directivos y algunos inversores clave (fondos de inversión, principalmente) que fueron determinantes para el éxito de la salida a Bolsa.

Los dos principales accionistas son el consejero delegado de la empresa, Iván Glasenberg, y el codirector del negocio de zinc, cobre y plomo, el español Daniel Maté.

Pérdidas millonarias

Glasenberg controla un 15,7% de la compañía. Una participación que en el momento de la OPV valía 6.560,6 millones de euros y que ahora se paga a 5.889,3 millones. Es decir, que el ejecutivo ha perdido, en menos de un mes, 671,2 millones de euros.

En el caso de Maté, segundo accionista de Glencore con un 6,01% de su capital social, la caída en Bolsa le ha costado 256,9 millones. Su participación vale, en la actualidad, unos 2.254,5 millones de euros. La OPV de la compañía convirtió a Maté en la cuarta fortuna de España.

Por su parte, los inversores clave que, como el fondo de Abu Dabi Aabar Investments o el estadounidense BlackRock, invirtieron cerca de 2.190 millones de euros en el grupo, se han dejado en conjunto unos 219 millones en el parqué. Aabar tiene una participación del 1,39% en el capital de Glencore mientras que BlackRock controla un 0,59%.

La mala evolución trimestral del negocio de metales y minerales del grupo, cuyo resultado cayó un 20%, está detrás del castigo del mercado.

Las acciones de Xstrata, en mínimos

Las acciones del grupo minero anglo-suizo Xstrata se situaron ayer en el punto más bajo de cotización de los últimos siete meses, después de que Merrill Lynch rebajara las previsiones de beneficio de la compañía por la previsible caída en los volúmenes de venta y en los precios del carbón.

Xstrata, el mayor exportador mundial de carbón térmico, tiene a Glencore como principal accionista, con una participación del 34,08%. La compañía controla la española Asturiana de Zinc (Azsa).

Los analistas de Merrill Lynch han reducido las previsiones de beneficio para este año en un 20% y las del año que viene en un 12%, según informa Bloomberg.

"Revisamos a la baja nuestra previsiones de resultados para Xstrata al entender que la producción de carbón será menor (como consecuencia del clima), los precios de venta más bajos y los costes en minería más altos", apunta el informe. La actividad del grupo se ha visto afectada por inundaciones y ciclones en Australia.