TRIBUNA

Innovar es rentable

Los ejecutivos se enfrentan a dos disyuntivas aparentemente contradictorias, ahorrar costes y apostar por la innovación, como fórmula para lograr que la empresa salga antes de la actual coyuntura económica. La clave no está en renunciar a ninguna de las dos, sino en conseguir ambos objetivos a la vez, aplicando soluciones que permitan abordar con éxito los retos en sus procesos de fabricación. Para liderar esta carrera por la innovación no sirve crear múltiples prototipos físicos que permitan probar cada diseño y su comportamiento, que requiere elevados presupuestos e implica largos procesos hasta que el producto llega al mercado.

Las nuevas soluciones deben permitir diseñar productos ecológicos, con calidad y seguridad en todo su ciclo de vida, ahorrando costes y reduciendo el tiempo de puesta en el mercado. Según el estudio Estrategias para el ahorro de costes: el uso de la simulación para la mejor toma de decisiones, de la consultora Aberdeen, el 48% de las compañías más punteras de cada sector utiliza sistemáticamente simulación de ingeniería para diseñar nuevos productos virtualmente. Logran ser más rápidos que la competencia optimizando los procesos de desarrollo y fabricación. Pueden predecir y analizar el comportamiento del producto en todo su ciclo de vida desde la fase de diseño y evaluar mayor número de iteraciones o reducir pruebas con prototipos físicos, lo que acorta el tiempo de puesta en el mercado, además de permitir mejoras significativas en el producto final.

Aunque la nómina de compañías que utiliza la simulación de ingeniería en sus procesos ya es muy amplia, las que tendrán más éxito serán las que lo hagan de forma sistemática, incorporando la simulación virtual en el corazón del negocio y permitiendo interacciones entre diseñadores, ingenieros y analistas, a través de un software integrado y común. Así podrán prever el comportamiento del producto de forma precisa, analizando parámetros complejos, gracias a modelos geométricos complejos y funcionalidades de medición, soportadas por computación avanzada de alto rendimiento.

Desarrollar productos utilizando la simulación de ingeniería puede ser un objetivo ideal, pero solo se puede poner en práctica utilizando una plataforma tecnológica avanzada, que incorpore el conocimiento exhaustivo de los procesos de diseño y la simulación del proceso completo, con análisis multifísicos complejos. No hay duda de los beneficios que aporta la simulación de ingeniería. Las empresas que permanezcan al margen perderán una importante ventaja competitiva y no estarán maximizando la rentabilidad de sus inversiones en innovación.

Gilles Lebiez. Managing director de Ansys para España y Portugal