_
_
_
_
El índice sube un 1,87%, aunque con poco volumen de negocio

El éxito de la subasta del Tesoro aúpa al Ibex por encima de los 10.000 puntos

El Ibex 35 subió ayer un 1,87%, en la que fue su mejor jornada en dos semanas. El índice cerró en 10.132,6 puntos, en una sesión caracterizada, una vez más, por el bajo volumen negociado: 1.790 millones de euros.

Los mercados financieros dieron ayer una nueva muestra de que no hay reglas que valgan para anticipar el comportamiento de las Bolsas. Los inversores debían ponderar la decisión del lunes de S&P de situar la solvencia de la deuda griega en la categoría CCC, un nivel que implica un potencial riesgo de impago de entre el 50% y el 70%. A lo largo de la jornada de ayer, la misma agencia de rating se encargó de advertir a Bélgica de que podría rebajar su calificación si la división política se mantiene. En otras circunstancias, los cimientos del mundo bursátil habrían temblado. No fue así. El Ibex subió en 1,87% y cerró en 10.132,6 puntos. En Europa, el Euro Stoxx ganó un 1,68%; el Footsie, un 0,51%; el Cac, un 1,5% y el Dax, un 1,69%.

Los mercados también se vieron impulsados por el tirón de Wall Street, animado por unos datos de ventas minoristas cuya caída fue la mitad de lo que esperaban los analistas. El Dow Jones mejoró un 1,03%; el S&P 500, un 1,26% y el Nasdaq, un 1,48%.

La sesión en España se vio reforzada por el éxito de la subasta del Tesoro. El Estado logró colocar 5.417,74 millones de euros, en plazos a 12 y 18 meses. La venta de letras tuvo una gran acogida. La demanda superó en 2,85 veces la oferta en los 12 meses y 3,91 veces en el caso de los 18 meses. El interés marginal fue del 3,299% en el caso de las letras a 18 meses y del 2,728% en el plazo menor. En ambos casos, el tipo de interés fue algo superior al de mayo.

El matiz viene con el hecho de que en pleno apogeo inmobiliario, el tipo de interés exigido a los bonos a 10 años era inferior a lo que se pide ahora por letras que vencen en año y medio. Por otra parte, al bund alemán a 10 años se le exigen ahora hasta 30 puntos básicos (0,3 puntos porcentuales) menos que a la deuda española con vencimiento a 18 meses.

El 'spread' en 245 puntos

La prima de riesgo de la deuda española, medida como el diferencial entre la rentabilidad exigida a los bonos a 10 años españoles y alemanes, se movió hacia abajo, pero solo ligeramente y se situó en 245 puntos básicos. En el mercado secundario, el rendimiento del bono español a 10 años corrigió mínimamente los avances de las jornadas anteriores y se situó en el 5,467%, un 20% por encima de los niveles de hace 12 meses, en plena crisis griega.

En conclusión, aunque la jornada de ayer fuera positiva, nada garantiza que las tornas vuelvan a cambiar en las próximas sesiones. Los inversores deberán valorar ahora el resultado de las conversaciones en Bruselas sobre la ayuda financiera a Grecia.

Una muestra de la incertidumbre que planea sobre los mercados es la escasez de volumen negociado en el mercado. El saldo neto del continuo se situó en 1.790 millones de euros. Un dato bastante relevante es que, de ese dinero, los valores listados en el Ibex movieron 1.727 millones de euros. Es decir, los restantes 90 valores de la Bolsa española negociaron en total 63 millones de euros, un promedio de solo 700.000 euros por valor. La Bolsa española está, pues, a expensas de lo que hagan sus grandes valores. Y el caso es que ayer fue un gran día para los pesos pesados del índice. Santander se revalorizó un 2,46%; BBVA, un 2,34% y Telefónica, un 1,18%. Otros valores fuertes en el mercado fueron BME (3,63%), IAG (3,25%) y Gamesa (3,18%).

Todo esto tuvo lugar en un entorno de mercado en el que el euro volvió a escalar posiciones hasta 1,4478 dólares (+0,45%) y el petróleo rebasó los 120 dólares por barril por primera vez en un mes.

Los fondos viran hacia la liquidez

La posición de los gestores de fondos en liquidez es la más elevada en un año, según los datos de la encuesta mensual de gestores de fondos realizada por Bank of America Merrill Lynch durante la semana pasada. El cambio de un mes a otro ha sido extraordinario, ya que el saldo neto de gestores que sobreponderan la liquidez, que equivale en la práctica a salirse del mercado, es del 18%, frente al 6% de la encuesta de mayo.En consecuencia, el porcentaje neto de gestores sobreponderando la renta variable pasó del 41% de mayo al 27%. La proporción de inversores infraponderando la renta variable de la eurozona se ha incremento desde un saldo neto del 1% a un 15%. De la misma manera, el peso neto de inversores sobreponderando las materias primas ha caído del 12% al 6%.Pese a todo, los gestores de fondos confían en que la situación no haga que sea necesario aprobar una tercera ronda de expansión cuantitativa (QE) en EE UU. De hecho, dos tercios de los gestores creen que la QE3 no llegará a realizarse.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_