Se solucionan los problemas de conectividad

Un avión desde el que ver las estrellas

Ver las estrellas a través del techo de un avión parece algo impensable. Sin embargo, Airbus considera que en 2050 los pasajeros podrán hacerlo gracias a un techo transparente. Así es como la empresa se imagina el futuro de las aeronaves de acuerdo al prototipo presentado hoy en el Observatorio de Greenwich (Londres).

La apuesta por la innovación ha sido la nota dominante de la presentación realizada por la compañía. El techo puede ser lo que más impacte, pero no es el único gran avance. Los asientos que Airbus imagina serán ergonómicos y además el interior de la nave contará con un espacio virtual donde el pasajero podrá jugar con videojuegos o comprar.

"Nuestras investigaciones muestran que los pasajeros del 2050 querrán vivir una experiencia placentera durante sus viajes, al mismo tiempo que exigirán que los aviones sean respetuosos con el medio ambiente", según ha señalado el vicepresidente ejecutivos de la división de ingeniería de Airbus, Charles Champion.

La protección al medio ambiente es una de las grandes preocupaciones de la empresa y prueba de ello es la utilización de materiales biodegradables que sustituyan a los empleados en la actualidad para construir las cabinas. Asimismo, desarrollará tecnologías que reduzcan la quema de combustibles, la contaminación acústica y las emisiones de CO2.

La estructura de los aviones imitará el esqueleto de los pájaros y su sistema eléctrico irá integrado en la membrana dejando despejados las paredes del habitáculo para que los pasajeros disfruten de unas agradables vistas.

En el interior del avión se pueden diferenciar distintas áreas en las que los viajeros efectúen actividades que van desde la aromaterapia hasta jugar con los videojuegos, pasando por tratamientos de acupuntura.

Una de las grandes limitaciones que existe en los aviones actualmente es la falta de conectividad con el exterior. El prototipo que imagina Airbus solucionará estos inconvenientes gracias a la nueva membrana que permitirá la comunicación con el exterior.

El futuro de la aeronáutica se encuentra encaminado hacia vuelos en los que el pasajero se olvide de todo y se deleite con las vistas que proporcionan las grandes alturas mientras se somete a tratamientos de revitalizantes.