Renting

Las 'fábricas' del coche usado

Egipto fue hace más de 2.000 años el granero de Roma. Hoy, el trigo se ha convertido en automóviles. En particular, usados. Frente a la caída de las matriculaciones (un 25,2% durante mayo) en el vehículo nuevo, el de ocasión mantiene una cierta fortaleza debido, en parte, al granero en el que se han transformado las empresas de renting y de rent a car. De hecho, estarían llegando unos 130.000 vehículos al año provenientes de esas dos fábricas: el 80% proceden de esos graneros.

Las cifras de la Asociación Española de Renting de vehículos (AER) cuentan que durante el primer trimestre las compras de coches bajo este sistema aumentaron un 18,7% respecto a los 26.573 modelos adquiridos en 2010. O sea, 31.548 unidades. Por poner este dato en su contexto, supone un 13,1% sobre las 241.020 nuevas matriculaciones que se dieron en esos tres primeros meses del año. Y desde la mirada del balance, hablaríamos de compras por valor de 572 millones.

Pero ¿qué más nos dicen estos números? "Nos hablan de que lo peor de la crisis ya ha pasado. Nos hemos dado cuenta de que la clave está en diversificar la clientela gracias a una política activa de acciones de distribución", reflexiona Cecilia Boned, directora general adjunta de Arval (propiedad de BNP Paribas), uno de los grandes del renting en España. Manejan una flota de 83.000 vehículos.

Otro grande de esta industria, ALD Automotive (perteneciente a Société Générale), también habita en el optimismo. "En los últimos tres o cuatro meses, el mercado se ha estabilizado. La demanda va repuntando y la línea del negocio se ha situado en horizontal", desgrana Eduardo González, su director comercial. "Es como si miráramos la esfera de una brújula que por fin señala el Norte", añade.

Hacia allí se dirige Jorge Bautista, director general de ING Car Lease: "Las compras se están comportando mejor que el año pasado. Y esto hará que la flota crezca y se renueve". Además, Bautista destaca los buenos datos de penetración del renting sobre el total de matriculaciones. Ese 13,1% que señalan en la AER.

El motor del renting empieza, por tanto, a girar a más revoluciones y esto debe impulsar al vehículo de ocasión. Pero no es una línea recta, ya que se alternan las luces y las sombras. La crisis ha provocado que estas grandes arrendadoras se hayan visto obligadas a ampliar la vigencia de sus contratos.

En líneas generales, los arrendamientos de 36 meses han pasado a 48 y los de 48 meses se han prorrogado a 72. "Así que cuando ese vehículo llega al mercado de ocasión, lo hace más viejo, y esto supone, por ejemplo, que el año pasado la oferta de seminuevos, o sea, hasta tres años, haya sido prácticamente inexistente", avanza un analista. Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), señala: "Es verdad que se está extendiendo la duración de los contratos, pero en menor cuantía que en 2009", dice. "Nosotros recomendamos que los vehículos de flotas de empresa no superen los cinco años".

Y es que en la vida de los coches, parafraseando a Pío Baroja, todas las horas hieren, menos la última, que mata. "El 40% de nuestro parque de vehículos tiene más de 10 años. Junto con el griego, es el más envejecido de la Unión Europea. Esos coches deberían estar en la chatarra, ya que suponen un grave problema ambiental", afirma Juan Antonio Sánchez, presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam). Y puntualiza: "La Administración tendría que recuperar un Plan Renove para estos vehículos. Sin embargo, es una propuesta difícil de llevar a puerto con las actuales restricciones de las arcas públicas".

Además, para complicar el panorama, las compras de coches usados están en manos de particulares, que copan 6 de cada 10 adquisiciones, frente a las 4 de cada 10 entre particular y profesional. Pero, sobre todo, afectan a vehículos de precio reducido, denominados en el sector mileuristas por estar por debajo de 3.000 euros.

Quizá esta sensación de provisionalidad desincentive la entrada de más clientes y explique por qué optan a la hora de financiarse por otros segmentos. "El crecimiento fuerte no lo estamos viendo tanto en el producto tradicional de renting, que es el de vehículos, sino en otros menos habituales como bienes informáticos o maquinaria industrial", desgrana José Ángel Amor, director de banca de empresas del Banco Popular.

Sea como fuere, el vehículo de ocasión emite algunas señales sólidas. Este año la venta de turismos de segunda mano aumentará un 8%, superando 1,7 millones de unidades. "Pero lo más importante es que podría, por primera vez en su historia, alcanzar una relación de 2,1 a 1 frente al nuevo. Esto es, dos usados por cada automóvil nuevo. Y el margen de crecimiento, hasta alcanzar a países como Reino Unido (3,4), Francia (2,6) e Italia (2,3), todavía es alto", apostilla el responsable de Ganvam.