Julio Segura avisa de la existencia de un trigopolio

La CNMV advierte de los conflictos de interés de las agencias de 'rating'

El presidente de la CNMV, Julio Segura, ha advertido de que persistirán los conflictos de interés en las agencias de rating y las empresas que califican hasta que las primeras dejen de percibir ingresos por los servicios que prestan a las segundas.

Segura, que participó en la presentación del libro Un siglo de historia del sistema financiero español, junto al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y el miembro del consejo de gobierno del BCE, José Manuel González-Páramo, consideró que la solución a este problema no es crear agencias de rating públicas.

A su parecer, es un avance significativo que las agencias de rating ahora estén sometidas al nuevo esquema de supervisión, pero el conflicto de intereses no desaparecerá hasta que las agencias dejen de cobrar por servicios que ofrecen a las compañías cuya capacidad de devolución de crédito evalúan.

Segura reconoció que es imprescindible que en el sector financiero existan expertos para procesar toda la información disponible, tarea que desempeñan las agencias de rating, pero subrayó la existencia de un 'trigopolio', en clara alusión a Fitch, Standard & Poor's y Moody's, las principales firmas de calificación de crédito.

El presidente de la CNMV incidió además en la "dudosa calidad" de algunas de las calificaciones crediticias recientes de las agencias de rating, aunque no ofreció más detalles en este punto.

Por otro lado, Segura expresó su esperanza de que "no se apague el impulso reformador" alentado por la crisis financiera, "porque en ello nos va no entrar en otra crisis como la anterior".

La asunción de riesgos por incentivos a corto plazo, el comportamiento inadecuado de los agentes, la falta de transparencia y la falta de confianza en el sistema financiero fueron algunas de las razones que explican la crisis, consideró.