En su gira internacional para promover su candidatura

Christine Lagarde logra el apoyo africano para dirigir el FMI

La ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, obtuvo hoy el apoyo de África a su candidatura al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI), tras reunirse con los gobernadores del Banco Africano de Desarrollo (BAD).

Lagarde asistió hoy al cierre de la asamblea anual del BAD, celebrada en Lisboa, y recibió el respaldo explicito de la treintena de países africanos pertenecientes al FMI.

Junto a ese grupo de naciones, en cuyo nombre habló la República Democrático del Congo, también expresó su respaldo a la ministra francesa la Unión Económica y Monetaria de África Occidental, fundada en 1962 y que agrupa a ocho países.

Además de Lagarde, el gobernador del banco central mexicano, Agustín Carstens, compite para sustituir al francés Dominique Strauss-Kahn, que dimitió el mes pasado tras ser acusado de intento de violación.

La ministra francesa declaró en rueda de prensa que no se siente candidata de su país ni de Europa, sino de los miembros del FMI, y espera lograr el consenso de todos para encabezar la institución.

Lagarde se reunió con los representantes de los 53 países africanos, varios de ellos ministros y responsables de bancos centrales, que participan en la asamblea del BAD y afirmó que ha llegado la hora de África y su nueva realidad económica emergente.

La aspirante a dirigir el organismo financiero, que lleva a cabo una gira internacional para promover su candidatura, llegó a Lisboa procedente de China y se entrevistó con el ministro de Finanzas de Portugal, Fernando Teixeira dos Santos, que, según medios oficiales lusos, le ha dado el apoyo de su país.

Lagarde destacó el esfuerzo de Portugal para superar la crisis económica y mostró su confianza en que va a volver al crecimiento con la ayuda de 78.000 millones de euros que le concedieron en abril la Unión Europea (UE) y el FMI.

Las medidas son las adecuadas, dijo, y tienen un amplio respaldo político en Portugal, donde el centro-derecha derrotó al socialismo gobernante en las elecciones del domingo pasado y prepara ahora un Ejecutivo con mayoría absoluta en el Parlamento.

La ministra francesa se mostró dispuesta a seguir el trabajo del anterior director gerente del FMI y abogó por tener en cuenta la diversidad de los miembros de la organización.