Seis céntimos por minuto de conversación y por SMS

Orange desafía a Movistar con una tarifa de móvil aún más 'low cost'

La guerra de precios en móvil está al rojo vivo. Movistar retó la semana pasada a las operadoras low cost con una tarifa de seis céntimos por minuto. Ahora, Orange reacciona con el mismo precio por minuto, pero con SMS más baratos que la marca de Telefónica y un consumo mínimo menor.

Una cliente sale de una tienda de Orange
Una cliente sale de una tienda de Orange

¿Quién da más? La guerra de precios se extiende a lo largo de los operadores celulares más grandes del mercado. Si la semana pasada fue Movistar la que dio un giro a su estrategia y entró de lleno en territorio low cost, ahora es Orange la que reacciona.

Movistar decidió rebajar dos céntimos su tarifa más barata y lanzar una propuesta de llamadas desde el móvil a cualquier operador y en cualquier horario a seis céntimos el minuto, con un consumo mensual de nueve euros y SMS a 15 céntimos. Orange dinamita esta oferta. A partir del lunes, los clientes podrán llamar con ella también a seis céntimos el minuto, pero con un consumo mínimo de seis euros (tres menos que Movistar), sin cuota mensual (la de Movistar es de seis euros) y con mensajes a móviles también por seis céntimos.

También la tarifa plana de banda ancha móvil para navegar desde el celular que acompaña esta propuesta de Orange es más barata que la de Movistar. Por ocho euros al mes, la filial de France Télécom da navegación ilimitada. Con la marca de Telefónica, son 10 euros lo que cuesta al mes.

Donde gana Movistar es en el regalo de un terminal de última generación para los nuevos clientes y en los 250 minutos gratis para llamar los fines de semana. Otro punto a favor de la marca comercial usada por Telefónica es que su tarifa de seis céntimos es para todos los clientes, nuevos y actuales de la compañía. Los seis céntimos de Orange, en cambio, son solo para nuevos usuarios. Los actuales abonados de Orange no tienen acceso a estos precios.

La que queda descolgada ahora es Vodafone, la única de las tres grandes que no ha entrado todavía en la guerra de precios. En estos momentos, su precio más bajo por minuto es de ocho céntimos, aunque en su caso también sirve para clientes de tarjeta, no solo para los de contrato.

Y también es posible que revise su cartera de productos Yoigo, cuya tarifa es idéntica a las nuevas de Movistar y Orange, pero con un consumo mínimo de 19 euros, mucho más alto que sus rivales. Ahora, se ha quedado descolocada.

La reacción de Movistar y Orange supone un cambio radical en el modelo de competencia en telefonía móvil. Las operadoras low cost (Yoigo, aunque tiene red propia, pero, sobre todo, las compañías de móvil virtual lideradas por Másmovil, Pepephone o Simyo) han basado su estrategia en dar menores precios que las empresas tradicionales de móvil, pero con esta vuelta de tuerca la diferencia es mucho menor.

Por ejemplo, Happy Móvil, Pepephone o Eroski Móvil tienen la misma tarifa de seis céntimos por minuto que Movistar y Orange, y su única ventaja en estos momentos es que no tienen compromiso de consumo mínimo.

Eso sí, todavía hay productos y ofertas más baratas, como los cinco céntimos por minuto del móvil de Jazztel con tres euros de consumo mínimo. Y para aquellos que se comprometan a consumir, Yoigo da llamadas por cuatro céntimos, siempre que gaste al menos 39 euros al mes. Másmovil ofrece un precio de tres céntimos y basta con que consuma 19 euros al mes para conseguirlo.