Acusan a un técnico del organismo regulador

La querella de minoritarios contra Del Rivero complica a la CNMV

Los accionistas minoritarios de Europistas que mantienen una querella contra el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, estudian acciones legales contra personal de la CNMV.

Los 17 partícipes de la antigua concesionaria de autopistas, fusionada con Itínere, han pedido a la juez que desestime el recurso de reforma por el que el grupo de construcción trata de evitar que Del Rivero declare en un tribunal el próximo 29 de junio.

En el escrito, que firma el abogado Felipe Izquierdo, se insiste en las acusaciones de administración desleal y maquinación para alterar el precio de las cosas. En concreto, culpan al presidente de Sacyr de sobrevalorar Itínere en 800 millones en el proceso de fusión con Europistas. Y añaden en su listado de agravios el hecho de que Itínere no fuera excluida de Bolsa ni en 2007 ni en 2008 a pesar de que su primer accionista (Sacyr) se comprometió a hacerlo, en el marco de la opa sobre Europistas, si no se cumplían una serie de objetivos.

La novedad en la ofensiva de los querellantes es la carga contra la CNMV. Concretamente contra el técnico que declaró en abril que el órgano regulador no podía excluir de oficio a Itínere a pesar del denunciado incumplimiento de algún punto comprometido en la citada opa, como realizar una OPS y OPV antes de 31 de diciembre de 2007 para dar liquidez al valor.

Los minoritarios han encargado, "como consecuencia de la testifical del técnico de la CNMV", un informe pericial para determinar si las condiciones expuestas en el folleto de una opa son de obligado cumplimiento o no. "Mediante dicho dictamen quedarán en entredicho algunas de las afirmaciones del testigo de la CNMV que podrían dar lugar a la interposición de una querella por presunto delito de falso testimonio".

El abogado Izquierdo intervino en la junta de accionistas de Sacyr del pasado 19 de mayo. Preguntó si la compañía había realizado provisiones por el conflicto con los minoritario de Europistas, recibiendo la negativa de Del Rivero. Este argumentó que se trataba de una querella sin importancia.

En su alegato, enviado al Juzgado de Instrucción número 3 de Madrid, Izquierdo habla de una prueba más de la "prepotencia" del primer ejecutivo de Sacyr.