La UE debatirá la aprobación de ayudas a los productores

Los brotes de soja ¿los nuevos responsables de la crisis alimentaria?

Las dudas sobre el origen del brote de la bacteria e.coli continúan. Si antes se pensaba que eran los pepinos españoles, los últimos indicios apuntan ahora a que quizá la raíz de la infección se encuentre en una granja alemana de brotes de soja. De momento 22 personas han fallecido y cerca de 2.000 se encuentran afectadas.

Mientras se resuelve el dilema hoy se reúne el Consejo de Ministros de Sanidad de la UE en Luxemburgo para analizar el impacto sobre la salud. España pedirá explicaciones a Alemania por el retraso en la identificación del origen del brote y reclamará compensaciones económicas a la Comisión Europea por el daño que ha sufrido el sector agrícola después de que el gobierno de Ángela Merkel responsabilizara a nuestro país de la situación, según declaraciones de la ministra Leire Pajín.

Pajín ha declinado hacer valoraciones de las últimas noticias que apuntan a Hamburgo, y en concreto a una planta de soja, como el causante de la crisis alimentaria. De acuerdo a lo expresado por la ministra, todavía no existe una confirmación oficial de manera que el Gobierno "mantiene su preocupación".

España exigirá mayor rapidez en los mecanismos de confirmación, la unificación de los criterios de las pruebas sanitarias que se llevan a cabo en los países de la UE y un mayor control de las obligaciones para dar respuesta a las acusaciones levantadas por otros países.

Asimismo, el comisario de Sanidad John Dalli ha pedido a las autoridades alemanas que aceleren los trabajos de verificación.

Mañana los ministros de Agricultura de la Unión Europea se reunirán de manera extraordinaria para debatir las ayudas al sector hortofrutícola. Se barajan distintas posibilidades como la intervención de la producción o la autorización de subsidios públicos a los productores.

El portavoz de Agricultura, Roger Waite, ha señalado que puede que mañana no esté lista una propuesta legislativa, paso previo para que los ministros del ramo adopten una decisión formal. No obstante, Waite asegura que se analizarán medidas concretas.

También se abordará los problemas derivados de las exportaciones ya que Rusia mantiene el bloqueo a la compra de verduras procedentes de UE a pesar de que el mercado europeo ha reabierto el tráfico a los productos españoles. El Ejecutivo comunitario califica de desproporcionados los embargos y pide que se levanten.