Análisis

Match Point para la Bolsa: Bernanke tiene la llave

Después del mal dato proporcionado por la consultora ADP sobre el empleo de Estados Unidos, un buen puñado de bancos de inversión -empezando por Goldman Sachs- se apresuró a recortar las perspectivas sobre la estadística de empleo que se publica mañana, principal referencia para los mercados.

Junto con otros datos de mal aspecto, la cifra provocó un deslizamiento bajista en toda la Bolsa de Estados Unidos. Más que la caída del 2% el e S&P, llaman la atención datos como que los 65 valores de los índices Dow Jones cerrasen a la baja por primera vez desde agosto o -esto no es poca cosa- el volumen de negociación en el mercado de deuda duplicase la media habitual

El otro punto candente del mercado es Grecia pero, como señalaba Cárpatos, lo mismo vale para un roto que para un descosido; el mercado interpreta los confusos mensajes que llegan de la zona euro con una clave cada vez más difícil de desencriptar.

Cabría pensar que el mercado no anda tan preocupado, a la vista de que la volatilidad implícita en el S&P 500 está en niveles históricamente bajos. Este índice, llamado VIX, mide el precio que cuesta comprar opciones sobre dicho índice. Cuanto más caras sean, significa que los inversores pagan más por protegerse de vaivenes, y viceversa. Un VIX bajo implica una baja percepción del riesgo. Tampoco conviene fiarse; una ojeada a un gráfico histórico muestra cómo la volatilidad baja paso a paso pero sube a grandes empellones.

Un reciente informe de Bank of America citado por FT Alphaville incide en el asunto, con un añadido. La elevada correlación entre distintos tipos de activos, algo que también hemos apuntado por aquí.

De acuerdo con este informe, está en niveles que solo se registraron en 1998, antes de la quiebra del fondo LTCM y en 2010, precisamente antes de que empezase la segunda fase de la expansión cuantitativa de la Reserva Federal.

Ahí, precisamente, está la clave. O bien Bernanke mantiene activa la máquina de los billetes o bien echa el freno. Los datos negativos son un incentivo a mantener es estímulo monetario y, ante el previsible parón económico en Estados Unidos con el añadido de la crisis griega, es cuestión de tiempo que el rally de la Bolsa acabe por agotarse. La cuestión es si, como sugiere el informe de Bank of America, lo hará de golpe o no.

Claro está que sigue habiendo numerosas voces que reclaman el final de esta política, empezando por Bill Gross, el mayor gestor de deuda pública del mundo. No hay mucho tiempo. El día 22 es la próxima reunión del Comité de Mercado Abierto. Si viene el tío Ben con la caballería las Bolsas tirarán para arriba, quizá generando nuevos riesgos. Si opta por cerrar el grifo el estancamiento técnico se solucionará, pero con caídas. Difícilmente el mercado se quedará a medio camino.

Por eso, precisamente, está hoy estancado. Como en la película de Woody Allen Match Point, el bote de la pelota a un lado u otro de la red es el todo o nada. Mientras está suspendida en el aire, todos contienen el aliento.