Esquema de protección de activos

El fondo da por perdidos los 392 millones de ayuda a la fusión de BBK y Cajasur

La concesión de un esquema de protección de activos (EPA) fue la condición puesta por BBK en la propuesta económica por la que el Banco de España le adjudicó Cajasur, en julio del pasado año. La caja vasca acordó entonces un mecanismo de protección por el que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) se comprometió a cubrir por un periodo de cinco años las pérdidas que pudieran surgir en una cartera de créditos de Cajasur valorada en 5.542,5 millones de euros. Y en virtud de tal acuerdo, el FROB asumía pérdidas esperadas por un importe máximo de 392 millones de euros.

En el informe de gestión del FROB publicado ayer, el fondo señala que, a 31 de diciembre de 2010, ha realizado una provisión "por el valor actual de dicha pérdida esperada, de 357,7 millones de euros". La institución reconoce que "considerando las características de la cartera cubierta y del propio EPA, y de acuerdo con las estimaciones realizadas, se considera como escenario más probable que a 15 de mayo de 2015, fecha de vencimiento del EPA, el FROB habrá tenido que desembolsar el importe máximo del mismo". Siguiendo el precedente de BBK y de cara a futuras ventas de cajas en dificultades, los bancos ya han mostrado su interés en contar con las garantías del EPA para una eventual adquisición de una caja.

El informe del FROB explica que la formalización jurídica de la cesión del negocio de Cajasur a BBK Bank, así como la concesión del EPA, culminó el 29 de diciembre de 2010 y es efectiva desde el 1 de enero de 2011. El FROB también recuerda que le han sido devueltos los 800 millones del apoyo temporal que se le concedió a Cajasur en forma de cuotas participativas y que quedó cancelada la línea de crédito de 1.500 millones que se facilitó a la entidad.