Todo en manos del Gobierno

Rotas las negociaciones sobre la reforma de los convenios

Patronal y sindicatos han dado por rotas las negociaciones sobre la reforma de la negociación colectiva en la reunión mantenida esta tarde entre los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, y el presidente de la CEOE, Juan Rosell, horas después de que los empresarios remitieran a las centrales una nueva propuesta, informaron fuentes de la negociación.

Imágenes del día de las ruedas de prensa de sindicatos (izda.) y patronal (dcha.)
Imágenes del día de las ruedas de prensa de sindicatos (izda.) y patronal (dcha.)

El último planteamiento de la patronal recoge básicamente las medidas presentadas esta misma semana por la CEIM. Según fuentes sindicales, "es más de lo mismo". Para CC OO y UGT, el documento de CEOE no contiene las bases mínimas exigibles para que la negociación culmine en un acuerdo.

La ruptura de las conversaciones llega después de muchos meses de reuniones que parecían estar a punto de dar frutos. Sin embargo, los sindicatos denunciaron al término del encuentro del pasado lunes que la patronal había endurecido sus propuestas tras las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo, en las que el PSOE sufrió una amplia derrota.

Finalmente, los agentes sociales no han podido superar sus diferencias en materia de ultraactividad o flexibilidad interna, entre otras cuestiones.

De esta forma, el Ejecutivo tomará el testigo y, tal y como ha declarado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprobará su propia reforma en el Consejo de Ministros del próximo 10 de junio. Fuentes del Ministerio de Trabajo han indicado que no hay tiempo para aprobar antes la reforma y se remitieron al plazo dado por el jefe del Ejecutivo.

El proyecto de Trabajo

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha indicado en reiteradas ocasiones que el Gobierno tomará como punto de partida para su reforma los puntos de encuentro constatados entre las partes y ha dejado claro que tratará de buscar un "equilibrio" entre flexibilidad interna en las empresas y la protección de los derechos de los trabajadores.

Así, el Gobierno apuesta por acudir a mecanismos de arbitraje en caso de conflicto y ha avanzado que la nueva normativa no contemplará el decaimiento de los convenios colectivos cuando no haya acuerdo para su renovación.