Retención de datos abusiva e innecesaria

Retención de datos abusiva e innecesaria

Siguen acumulándose las críticas a la directiva europea sobre retención de datos, cuya aplicación ya ha sido frenada por los tribunales de tres países (Alemania, Rumania y República Checa). La última llegó ayer de una voz tan autorizada como la del Supervisor Europeo de Protección de Datos, que en un duro dictamen califica de desproporcionada e innecesaria una norma que permite rastrear hasta dos años de conversaciones o visitas a internet de cualquier ciudadano europeo.

"Está claro que la Directiva sobre retención de datos no puede seguir existiendo en su forma actual", concluye el Supervisor Europeo, Peter Hustinx en un Dictamen en el que analiza el reciente informe de la Comisión sobre la aplicación de la polémica directiva.

El Dictamen de Hustinx considera que el informe de la CE no demuestra la necesidad de la Directiva, aprobada hace cinco años por insistencia del Gobierno británico tras los atentados de 2005 en Londres. Y, en cambio, la Ley, según el Supervisor, ha permitido una retención de datos que "va más allá de lo necesario" y ha llevado "a un uso de los datos retenidos con finalidades muy diversas y por parte de demasiadas autoridades".

El Supervisor también considera excesivo el período de retención (hasta dos años; en España, la ley fija un año, pero no prevé la destrucción de los datos transcurrido e ese plazo) y recuerda que, en el 86% de los casos, las autoridades solo han reclamado a las operadoras los datos de conversaciones o paseos por Internet realizados en los últimos seis meses.

El departamento de la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, tampoco se libra de las críticas, por decantarse claramente a favor de la invasión en la privacidad. El informe señalaba que "la mayoría de los Estados miembros consideran la retención un instrumento necesario". El Supervisor recuerda a la Comisión que la mayoría de 27 socios, sería 14, mientras que el estudio solo habla de nueve Gobiernos firmemente partidarios de la utilidad de la directiva. Un dato que Malmström debería retener.

Foto: cartel de la Semana de Diseño Gráfico de Estambul (B. dM., octubre 2009).

Comentarios

Ciertamente resulta paradójico que para que las escuchas telefónicas puedan ser empleadas como prueba sea necesaria una orden judicial previa y, en cambio, permitamos que en la red se registren sin autorización judicial previa todos nuestros movimientos y que éstos se puedan utilizar a posteriori como prueba válida.Por otro lado, una cosa es registrar entre qué dos interlocutores se produce una comunicación privada (sin grabarla) y otra muy distinta registrar qué informaciones *públicas* de Internet son visitadas por los ciudadanos. Si en Internet hay información ilegal habrá que retirarla, pero no debería estar siquiera permitido registrar qué información es consultada por quién (imaginemos un futuro Hitler o una organización terrorista creando listas de personas a asesinar en función de la información que han visitado en la red).Da miedo este intento de vigilar la población con la excusa del terrorismo internacional (terrorismo que, no olvidemos, esencial y casualmente apareció después de que desapareciera el enemigo inventado anteriormente -la URSS-).
Normas