Sentencia del Tribunal Supremo

Fomento compensará a los dueños de la AP-41 para restablecer su equilibrio financiero

El Tribunal Supremo ha obligado al Estado a devolver a la sociedad concesionaria de la AP-41 Madrid-Toledo las pérdidas sufridas por la falta de viabilidad de la vía provocadas por no ejecutar la Autopista de Peaje Toledo-Córdoba con la que iba a enlazar, según la sentencia dictada el pasado 17 de mayo.

El Alto Tribunal considera "evidente la falta de funcionalidad de la AP-41 para comunicar por autopista Madrid y Andalucía", lo que se traduce en una "merma del tráfico y de los ingresos" de la concesionaria, por lo que "reconocer el derecho de la recurrente a que se restablezca el equilibrio económico y financiero de su concesión".

La sentencia no fija la cantidad a abonar, que deberá resolver la Administración General del Estado. La concesionaria reclamaba cerca de 320 millones de euros por el perjuicio causado por la no ejecución de la autopista y por la apertura de la autovía alternativa M-407, pero este punto ha sido desestimado, por lo que habrá que descontar el perjuicio reclamado por esta vía.

Así, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal estima parcialmente el recurso presentado por la empresa concesionaria contra el silencio mostrado por el Consejo de Ministros ante su petición de reequilibrio económico por incumplimiento de contrato.

La sociedad que construyó la autopista y actualmente la explota (participada por Isolux Corsán, Comsa, Sando, Azvi y el Banco espirito Santo) presentó su recurso al considerar que se habían alterado "gravemente las condiciones esenciales del contrato, arruinando su viabilidad" y viéndose abocada al concurso de acreedores.

La autopista de Toledo a Córdoba, pasando por Ciudad Real, estaba incluida en el Plan Estratégico de Infraestructuras del Transporte 2000-2007, presentado por el Ministro de Fomento en 2000, pero no se llegó a construir al no superar los estudios de impacto medioambiental.