Es el único candidato para las elecciones del 1 de junio

Blatter se enfrenta a las elecciones más polémicas desde que preside la FIFA

La FIFA celebra el 1 de junio sus elecciones más polémicas, marcadas por las acusaciones de soborno a uno de los candidatos (que ha sido suspendido por el Comité de æpermil;tica), las sospechas sobre el único candidato y vigente presidente Joseph Blatter y las manifestaciones del secretario dgeneral de la organización de que Qatar compró su elección para organziar el Mundial 2022. Inglaterra y Escocia han reclamado que se retrasen los comicios.

Joseph Blatter, el 30 de mayo en una conferencia en Zurich.
Joseph Blatter, el 30 de mayo en una conferencia en Zurich.

Estas dos federaciones no son unas cualquieras. Son las fundadoras de este deporte y las dos más antiguas del panorama futbolístico. La institución anunció en un comunicado colgado en su página web que se va a abstener en las votaciones del miércoles y solicita que se retrasen "para dar credibilidad" al proceso. Con esta medida pretende protestar por la "falta de transparencia", que está "dañando" la inmagen del fútbol.

Pero parece difícil que los ingleses se salgan con la suya, porque necesitarían el 75% de los votos del Congreso. En el Congreso podrán votar 205 asociaciones, sólo tres pequeñas federaciones como Brunei, Montserrat y Sao Tomé no podrán ejercer el voto por no cumplir los requisitos.

La idea de la cúpula es que Blatter sea elegido por aclamación, sin que medie votación alguna. Pero si finalmente la hay, necesitará 137 votos en la primera ronda. Ese número puede bajar, ya que, de momento, diez países de la CAF (Asia) han abandonado Zurich como protesta por la sanción a Bin Hammam.

¿Qué es lo que ha sucedido en los últimos días? El pasado domingo, catarí Bin Hamman fue suspendido por el Comité de æpermil;tica de la organización bajo la acusación de haber recurrido a sobornos pàra obtener votos para su candidaturta. Blatter, de 75 años, también fue investigado, aunque resultó absuelto. Por el camino también cayó el presidente de la Concacaf (la federación que agrupa a Norteamérica, Centroamérica y Caribe), Jack Warner. Warner, ni corto ni perezoso, reveló extractos de un email que le envió el secretario general de la organización, Jerome Valcke, en el que este último aseguraba que Bin Hamman creía "que podía comprar la FIFA de la misma forma que había comprado el Mundial".

Blatter compareció ante los medios ayer para afirmar que "no hubo problemas" durante la elección. "El Mundial del año 2018 y el del 2022 no están tocados por la corrupción" y que estos son simplemente "dificultades".

Intranquilidad

Estas palabras, sin embargo, no han logrado tranquilizar ni a la Federación Inglesa, que partía como principal favorita para quedarse con la organización del Mundial 2018 (que se llevó Rusia) ni a los principales patrocinador de la FIFA, Cocacola, Adidas y la aerolínea Fly Emirates. Esta mañana, un senador australiano solicitó incluso la devolución de los 34 millones de euros que el país invirtió en su candidatura para el Mundial de 2022, que se disputará finalmente en Qatar, tras las acusaciones de corrupción en las que está envuelto el máximo organismo del fútbol desde hace días.