La operadora aporta más de la mitad del negocio

El auditor avisa: Atento depende excesivamente de Telefónica

Todas las compañías tienen riesgos de los que alertan a los inversores y que los accionistas deben vigilar, pero Atento tiene uno especial: más del 50% de su negocio depende de Telefónica. El auditor ha querido avisar al mercado con un párrafo de énfasis en su informe anual.

Tener buenos clientes es importante para cualquier compañía, pero cuando uno solo tiene demasiado poder, entonces la buena suerte se convierte en un riesgo.

Eso es lo que ha querido recalcar el auditor de Atento, la filial de call centers de Telefónica. Y por ello Ernst & Young ha incluido un párrafo de énfasis en el informe de auditoría de la compañía en el que alerta de este riesgo a los inversores, según el documento registrado en la CNMV.

"El grupo Atento obtiene una parte significativa de su cifra de negocios de las sociedades del grupo Telefónica, accionista único de la sociedad dominante", resalta el auditor.

Hasta ahora, esta circunstancia había importado poco a Ernst & Young. Pero cobra relevancia de cara a la salida a Bolsa y por eso el auditor ha decidido alertar sobre ello. Telefónica tiene previsto vender entre el 51% y el 56,1% del capital de Atento en las próximas semanas.

La propia Telefónica, de hecho, es consciente del riesgo que supone y así lo incluye en el folleto de salida a Bolsa de su filial. Según sus cifras, Telefónica es responsable de más del 50% de los ingresos de Atento. A ello se suma el hecho de que solo dos países, España y Brasil, generan tres cuartas partes de ese negocio.

Para reducir la incertidumbre, Telefónica y Atento renovaron en abril el contrato marco que regula la relación entre ellas y lo extendieron hasta diciembre de 2016. Hasta cierto punto, eso garantiza que la situación actual se mantendrá cinco años y medio más y con posibilidad de seguir renovándose. Pero Atento también avisa de que las sociedades del grupo Telefónica pueden no renovar sus contratos, porque no hay firmada ninguna exclusividad (sí tiene, en cambio, derecho de tanteo), o resolverlos "anticipadamente, en virtud de las cláusulas de resolución recogidas" en los acuerdos. Además, el contrato marco "no contiene un compromiso de no competencia con Atento por parte de Telefónica", advierte la compañía, lo que significa que la operadora no solo puede dejar de ser cliente de Atento, sino empezar a competir con ella.