Salir a bolsa en tiempos de crisis

Las salidas a Bolsa calientan motores pese a la volatilidad

Las necesidades de capital de las cajas y del Estado forzarán una avalancha de colocaciones. La pelea por captar recursos se producirá antes del verano y en otoño

Las salidas a Bolsa calientan motores. El momento de mercado no acompaña precisamente pero las necesidades de capital tanto del Estado como del sector financiero forzarán meses de actividad frenética en este terreno. El proceso urge y a las privatizaciones o a los estrenos de cajas se sumarán también las colocaciones de empresas que buscan captar recursos para mejorar balances o expandir sus negocios. El calendario se va agotando y los futuros debutantes trabajan a contrarreloj para evitar quedarse fuera. Se prevé una primera avalancha de emisiones antes del verano y el resto en otoño, las principales ventanas de actividad para este tipo de operaciones. ¿Habrá demanda para todas?

Atento, Bankia, Banca Cívica, Loterías y Apuestas del Estado, AENA, Talgo y Día competirán en el tiempo por captar el dinero de los inversores. Las salida a Bolsa de Atento, la filial de Telefónica, es la más avanzada -debutará el 13 de junio- y ayudará a medir el interés por el nuevo papel en un momento marcado por la volatilidad en el mercado. Se prevé que Caixabank, Día, Bankia y Banca Cívica sigan sus pasos y se conviertan en inquilinos de la Bolsa española antes de la primera quincena de julio.

Pese a la coincidencia en el tiempo de tantas operaciones, los expertos confían en que habrá suficiente interés para cubrir todas las ofertas. Las principales dudas se centran en las salidas a Bolsa de las cajas aunque los expertos recuerdan que, como siempre, la clave del éxito la dará el precio al que se fijen las operaciones. "Las empresas que salen necesitan captar dinero y tienen que ofrecer precios atractivos. Normalmente las empresas aprovechan los ciclos altos para vender pero para el inversor es bueno que haya salidas a Bolsas cuando las valoraciones son bajas", explica Nicolás López, director de análisis de M&G Valores.

El éxito de las OPV de cajas y de las privatizaciones será clave para la credibilidad del país

La acogida que tengan los estrenos de las cajas suscita especial interés pues de su evolución dependerá que se recobre o no la confianza en el sistema financiero español. "En las salidas a Bolsa de las cajas es donde puede haber problemas y si salen bien pueden generar un cambio de sentimiento en la Bolsa", explica José Ramón Iturriaga, de Abante, experto que confía en su buena evolución.

Lo cierto es que el momento de mercado es complicado. La prima de riesgo de España ha llegado a repuntar a 260 puntos básicos esta semana -el viernes cerró en 233-, una desconfianza que aleja a los inversores, dificulta la venta de títulos a extranjeros y en definitiva complica el éxito de las colocaciones. En Europa un 50% de las empresas que han anunciado su intención de salir a Bolsa este año se han visto obligadas a cancelar las operaciones, temerosas de las condiciones de mercado o ante la falta de interés. Está por ver, por tanto, si el contexto bursátil permite que los planes iniciales se completen. Y es que tanto el sector financiero como el Estado se juegan mucho.

La salida a Bolsa del 30% de Loterías y Apuestas del Estado o la esperada venta del 49% de AENA son otras ofertas muy relevantes puesto que se engloban dentro de los planes del Gobierno de privatizar entes públicos con el objetivo de recortar el déficit público al 6% este ejercicio. De ahí que resulte determinante que salgan adelante para que el Gobierno no pierda credibilidad. Los expertos advierten que en caso de fracasar el mercado no tardaría en penalizar tanto a la Bolsa como a la prima de riesgo al ponerse de nuevo en entredicho la capacidad del Estado de cumplir sus objetivos de déficit.

La buena noticia es que Loterías, la operación de mayor tamaño, se percibe como una verdadera "joya" entre los entendidos. Será, además, una de las pocas ofertas a la que podrán acudir los particulares. "Es una compañía que con el Niño y el premio de Navidad genera la mitad de las ventas del año. Será una empresa enorme, la sexta o séptima del Ibex y va a ser una compañía de dividendo", comenta Ofelia Marín Lozano, de Banca March, características todas ellas que pueden ayudar a atraer interés. En cuanto a AENA está por ver si logra cumplir los plazos para cotizar este año.

El calendario se va agotando y salir a Bolsa antes del periodo vacacional veraniego se ha convertido en la prioridad de muchas compañías. Queda por ver si lo consiguen pues en caso de que las condiciones de mercado obliguen a retrasar alguna operación, el tráfico en la Bolsa este otoño se prevé muy intenso.

Claves

1precio. Ante una salida a Bolsa, la principal clave que deberá estudiar el inversor es el precio de la colocación. El descuento que ofrezca la compañía respecto a sus comparables cotizadas es una buena manera de valorar si se trata o no de una inversión interesante y con un potencial alcista importante. Debido a la volatilidad actual los expertos prevén que los descuentos que se ofrezcan sean atractivos.

2negocio. Las expectativas de crecimiento de la compañía en la que se desea invertir y el perfil del negocio son otras claves importantes a tener en cuenta de cara a acudir a una OPV. El modelo de negocio de las cajas, por ejemplo, es una de las cuestiones que más dudas suscita entre los inversores puesto que se trata de una actividad con menos potencial que antaño y muy centrada en España.

3dividendo. Muchas compañías prometen retribuciones generosas como gancho de cara a las salidas a Bolsa. Loterías ha hecho hincapié en este aspecto. Las compañías en expansión generalmente dedican menos recursos al dividendo y prometen más crecimiento. El inversor deberá calibrar qué tipo de compañía elegir.