Para centrarse en su tarea como candidato

Vara cree que Rubalcaba debería dejar responsabilidades de gobierno antes de las elecciones

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, cree que sería "lógico" que el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, dejase al menos alguna de sus responsabilidades en el Ejecutivo "en un plazo razonable", cinco o seis meses antes de las generales, para centrarse en su tarea como candidato.

Fernández Vara ha apuntado que esa es una decisión que le corresponderá a él y al presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, y ha reconocido que él mismo ha sido a la vez presidente autonómico y candidato pero ha estimado que en los próximos meses debería "aliviarse" el "cúmulo de responsabilidades" que atesora Rubalcaba: vicepresidente primero, portavoz, ministro de Interior y, en breve, candidato del PSOE.

Así, aunque no ha precisado si debería dejar todas sus tareas en el Gobierno o sólo una parte, sí ha apostado porque su actual tarea como vicepresidente no se vea "contaminada" por su próxima labor de candidato socialista, un puesto en el que, a su juicio, tendrá "mucho que hacer", empezando por la conferencia política y la elaboración del próximo programa.

Fernández Vara ha dejado claro que el PSOE tiene decidido "respetar los tiempos" y no celebrar congreso hasta después de las elecciones generales, es decir, hasta verano de 2012, de manera que Rubalcaba no será secretario general cuando se presente a los comicios.

El presidente extremeño ha negado que el hecho de que la cúpula del PSOE haya apostado por un candidato desvirtúe el proceso de primarias porque, a su juicio, lo que no deben hacer es, si piensan que el mejor candidato es el vicepresidente, "decir que no para que se presenten otros".

Además, ha respaldado la iniciativa de celebrar una conferencia política por considerar que para que el PSOE vuelva a tener apoyo electoral: "Más que un problema de personas es un problema de mensajes".

A su juicio, el pasado domingo triunfó "el partido de los individuos" frente al de los "ciudadanos" porque la situación de paro ha generado un "proceso de individualismo" en la sociedad.

En todo caso, ha recalcado que la responsabilidad de la derrota del 22-M no es sólo del presidente del Gobierno, sino que es compartida, porque los socialistas no hicieron cosas que podían haber hecho, como acompañar la reducción de los sueldos públicos con la de los altos cargos de las cajas de ahorro -a través de los consejeros socialistas- o la congelación de las pensiones con una reforma fiscal para que las rentas del capital tributen más que las del trabajo.