La dualidad de la economía española continúa en el segundo trimestre

Turismo e industria compensan la debilidad del consumo hasta mayo

Los datos de abril y mayo confirman el estancamiento de la demanda interna y el empuje del sector exterior en España, que sigue tirando del débil crecimiento del PIB. El elevado precio del crudo (el viernes se mantenía en 115 dólares) amenaza con frenar la aportación positiva del sector exterior y lastrar el dato del PIB para el segundo trimestre.

La economía española sigue acentuando el perfil dual que ha mostrado en los tres primeros meses del año. En ese periodo, las exportaciones de la industria y la entrada de turistas extranjeros sostuvieron el PIB, que avanzó un 0,3% en tasa intertrimestral (un 0,8% en interanual), mientras que la demanda interna permaneció plana por el desplome del consumo y de la inversión.

Dos meses después, los primeros datos adelantados avanzan que la situación apenas ha cambiado: el consumo sigue paralizado, mientras que el sector exterior sigue creciendo con fuerza por el tirón del comercio mundial. De este modo, las ventas al por menor (que engloban entre otros a sectores como comercio, alimentación, equipamiento del hogar y electrónica) han caído un 2% en abril en tasa anual corregida y deflactada (una vez suprimido el efecto de la inflación). Otro indicador que refleja la parálisis del consumo es la matriculación de turismos. En abril se han vendido 71.808 vehículos, lo que supone un recorte del 23,3% en tasa anual, en la línea de los descensos acumulados desde el pasado mes de julio.

De este modo, ventas minoristas y matriculaciones de coches han encadenado diez meses consecutivos de caídas que muestran el impacto que sobre el negocio comercial ha tenido la crisis económica, cuyo principal reflejo es el paro.

La subida del precio del crudo amenaza con reducir la aportación positiva del exterior

En marzo, el número de parados, según la Encuesta de Población Activa, se elevó a 4,9 millones y la tasa de desempleo superó el 21% de la población activa. El Ejecutivo confía en que el deterioro se frenará en los próximos meses, en gran medida por el fuerte empuje del turismo y su efecto sobre la creación de empleo. En abril, la llegada y el gasto de los turistas (4.217 millones) crecieron por encima del 20%, en gran medida por el efecto de la Semana Santa. Sin embargo, el Gobierno cree que la mejora del sector se extenderá a lo largo de todo el año, en el que se puede cerrar con un avance del 8%, lo que supondría una ganancia de cuatro millones de turistas.

Las exportaciones industriales, junto al turismo, siguen siendo el gran soporte de la economía. En abril, la utilización de la capacidad productiva ha seguido la tendencia ascendente iniciada en enero y se ha situado en el 75%, según la síntesis de indicadores económicos del Ministerio de Economía. Este aumento provoca que la tendencia ascendente de los pedidos industriales (crecieron un 10,1% en marzo) se mantenga en el segundo trimestre.

Sin embargo, el encarecimiento del crudo puede comerse gran parte de la aportación positiva del sector exterior. El barril de Brent, de referencia en Europa, cotizaba el viernes a 115 dólares, lo que supone un 53% más que hace un año y un elemento corrector de la aportación positiva del sector exterior, que en el primer trimestre se elevó al 1,4% del PIB. Ese porcentaje, según los expertos, podría verse rebajado si el crudo permanece en esos niveles, lo que tendría un efecto negativo en el PIB del segundo trimestre. Solo en los tres primeros meses del año, las compras de petróleo se han elevado a 10.691 millones, lo que representa un incremento del 43% en tasa interanual. Estado, empresas y hogares han tenido que destinar 4.600 millones adicionales a la compra de petróleo entre enero y abril, casi la mitad del volumen de lo que han crecido las exportaciones durante ese periodo.

Grandes cadenas

El único segmento del comercio minorista que ha mostrado signos de reactivación ha sido el de gran cadena (más de 25 locales y más de 50 asalariados). Las grandes empresas han optado por rebajar precios a cambio de ganar cuota de mercado. También ha sido el único que creó empleo.