¿Cómo se comportará el empleo industrial?

España se está enganchando a la locomotora del crecimiento en Europa. La fuerte expansión económica de los dos principales países de la zona euro, Alemania y Francia, tira de la economía española, con un perfil de crecimiento muy ligado a la exportación. En el primer trimestre, las ventas al exterior crecieron un 11,2% respecto al año anterior, lo que permitió una contribución positiva de la demanda externa al PIB.

La mejora de la actividad industrial de estos socios europeos beneficia la producción manufacturera española mediante la provisión de bienes industriales intermedios, especialmente dirigidos a Alemania, uno de los principales clientes del sector, sobre todo en lo relativo a componentes para el automóvil.

La producción industrial española acumula cinco meses de subidas, según los datos de Estadística. La vuelta de este índice a sendas positivas tras muchos meses de caídas supone una alegría para la economía española, ya que es uno de los indicadores que mejor toma el pulso económico de un país. El empleo industrial podría ser el primero en terminar el ajuste y en tener una aportación positiva.